Chelo García Cortés tuvo que ser atendida por los servicios médicos. | Telecinco

0

Chelo García Cortés empezó la Sálvame Fashion Week de la peor forma posible. En el desfile del inicio del programa la periodista se resbaló en la pasarela y tuvo que ser atendida por los servicios médicos que estaban en el plató. «No sé dónde me duele, pero me lleváis a algún sitio, eh», dijo visiblemente nerviosa. Rápidamente los expertos le vendaron la zona del brazo y trasladaron a la colaboradora en ambulancia al hospital para realizarle unas placas y comprobar el alcance de la lesión.

Aunque en un primer momento parecía que se había hecho una fractura de colles, un hueso de la mano, finalmente la zona afectada ha sido el radio. La propia Carmen Lomana, que participaba en el programa como miembro del jurado, confirmó la noticia: «Están escayolando. Se ha roto el radio». Precisamente su compañera en el programa, Lydia Lozano, se fracturó este mismo hueso hace menos de un mes tras sufrir una caída en su casa. «Estaba de pie. Se estaba poniendo la bota y al ponerse la bota ha caído el equilibrio y se ha caído. Y como somos todos muy jóvenes», explicó en aquel momento Terelu Campos.

Noticias relacionadas

Este no es el primer accidente de Chelo en Sálvame: en en año 2019 tropezó con el marco de una de las puertas y se cortó con un hierro del plató. Aunque el corte no le afectó a la movilidad, le tuvieron que dar 28 puntos de sutura. Por su parte Belén Esteban continúa volcada en su recuperación tras su aparatosa caída en directo. La de Paracuellos se rompió la tibia y el peroné, una grave lesión por la que incluso ha tenido que pasar por quirófano.

Ahora se encuentra en su casa inmovilizada y no podrá apoyar el pie hasta que pasen unos dos meses. «Teniendo a mi marido a mi lado, a mi familia, amigos, pero sobre todo a Miguel porque no se ha separado de mí día y noche. Se me ha parado la vida tres meses, tenía muchas cosas, soy una tía muy activa y verme así es muy duro», explicó la propia Belén entre lágrimas. Mientras vuelve a la vida pública, este miércoles la revista Lecturas ha confirmado que la empresaria ha comprado a su hija, Andrea Janeiro, un piso en Madrid por unos 350.000 euros.