Belén Esteban con David Broncano en 'La Resistencia'. | Movistar +

2

Belén Esteban ha sido la última invitada a La Resistencia. La colaboradora de Sálvame ha hecho gala este jueves de la naturalidad que le caracteriza y no ha dudado a la hora de contestar a las famosas preguntas de David Broncano. «Está guay retomar estas preguntas: dinero en el banco y relaciones sexuales en el último mes», empezaba el presentador, que no se esperaba la respuesta de la de Paracuellos: «¿Qué quieres, follar o hacer el amor?». Ante la sorpresa del humorista, Belén confesó que «entre dos o tres veces a la semana» mientras miraba a su marido Miguel Marcos, que se encontraba entre el público.

Respecto a su poder adquisitivo, la madrileña reconoció que en los 20 años que lleva en televisión ha ganado «mucho dinero» pero recordó que «un problema» se llevó parte de su patrimonio, en referencia a su conflicto con Toño Sanchís: el que fuera su representante todavía le debe 400.000 euros. Además, aunque ya ha saldado todas sus deudas y actualmente está libre de cargas, «tuve que pagarle a Hacienda 700.000 euros». Pero entonces, ¿cuánto dinero tiene ahora? «Entre 40.000 y 100.000 euros», aclaró finalmente.

Broncano indicó que se esperaba más y, en ese momento, Belén explicó que tiene una parte importante de su dinero invertida: «No te voy a engañar, he invertido mucho en la empresa. Sobre todo tengo camiones, no tengo mucho dinero, pero si tráileres». Con su buen humor, la Esteban conquistó tanto al gallego como al público y dejó grandes momentos. Uno de los más comentados fue su 'pasión' por aplaudir: «Me encanta, veo a la gente aplaudiendo y me animo», dijo ante las risas de Broncano.

La invitada y el presentador también tuvieron tiempo de recordar antiguas anécdotas. En una entrega de premios Belén empezó a seguir a David para hacerse una fotografía con él, ya que su marido es un gran seguidor: «Para mi fuiste como Justin Bieber». Eso sí, a pesar del buen rollo el cómico reprochó a la empresaria que no le hubiese traído un regalo, ya que las patatas, cremas y gazpachos de su marca no le parecieron suficiente. La madrileña, entonces, le prometió que la próxima vez que se vean le hará un regalo que le «sorprenderá».