La búsqueda de referentes menorquines en la historia de la prensa española, la inquietud que nace de su vocación periodística, y una sólida formación académica han impulsado al doctor en Ciencias de la Comunicación Miquel Àngel Limón y al catedrático emérito de Periodismo Joan Cantavella a descubrir el «grupo menorquín en ‘La Vanguardia’ de entreguerras».

Este ha sido el tema y el contenido de las II Jornades de Premsa Local que ha organizado el Institut Menorquí d’Estudis bajo la dirección de Limón y Cantavella, vinculado a MENORCA «Es Diari» al haber desempeñado la dirección desde 1976 hasta 1978, en los años más difíciles de la Transición, después de la intensa etapa del doctor Seguí.

Varios nombres de Menorca confluyeron en la redacción de la calle Pelayo. Explica Miquel A. Limón que «hallamos las plumas de reporteros y articulistas como Lorenzo Lafuente Vanrell, Gabriel Olives Orfila, Cosme Parpal Marqués; los hermanos José María, Jaime y Jesús Ruiz Manent, así como su padre, el novelista Ángel Ruiz y Pablo. Y la figura sólida y estable de Mario Verdaguer».

Coétanos, aunque fuera de «La Vanguardia», también forman parte de estos periodistas menorquines en la Barcelona de los primeros decenios del siglo XX Mariano Rubió y Tudurí, Vicente Torres Nin, Liberto Callejas y Joan C. Parpal Pons, padre de Cosme. En ningún otro momento se produce un fenómeno similar y de tanta intensidad, vinculado al periodismo catalán. Aquellos menorquines desempeñaron diferentes responsabilidades profesionales y dejaron huella en la redacción del rotativo de la familia Godó.

Era el momento de recuperar y reivindicar, en unas jornadas que analizaron la actualidad a partir de la historia de la prensa local, el papel de estos periodistas de Menorca que ejercieron en Barcelona. Hoy la presencia menorquina en «La Vanguardia» continúa viva con Susana Quadrado, redactora jefa.