Susana Mora anunció ayer, en el comité insular del PSOE, que Damià Borràs coordinará el comité electoral.

Los motivos familiares motivan que la alcaldesa de Sant Lluís, Carol Marquès, renuncie a encabezar la candidatura del PSOE en las elecciones municipales del 28 de mayo. Una decisión personal que, además de la designación de la concejal Sílvia Pérez como ‘número 1’ del Ayuntamiento santlluïser, reduce a cuatro los actuales munícipes que aspiran a la reelección en Menorca: Héctor Pons en Maó, José Luis Benejam en Alaior,    Antonia Camps en Es Migjorn Gran, y Joana Escandell en Es Castell. Dos del PSOE y dos del PP.   

Joana Gomila marcha de Ciutadella al Parlament; Joana Febrer concluye su mandato en Ferreries; Carol Marquès no optará a la reelección, pero aún desconocemos si seguirá en la escena política, por ejemplo para optar al Consell o al Parlament; y el decano, Xisco Ametller, cierra su etapa en la vida municipal menorquina, con veinte años de trayectoria en el Ayuntamiento de Es Mercadal, de los que trece habrán sido como alcalde.

Persisten las incógnitas, porque ni la Entesa de l’Esquerra de Ferreries -que, de momento, ha presentado su nuevo logo-, ni el PSM-Més per Menorca han dado a conocer sus candidatas para las alcaldías de Ciutadella y Ferreries. En el municipio de poniente se da por cerrada la designación de Maria Jesús Bagur Benejam, concejal de Medio Ambiente y        Disciplina Gubernativa.

También siguen sin nombrar a sus ‘número uno’ Som Es Castell, Volem Sant Lluís y la Entesa des Mercadal y Fornells.

En cambio, Ara Maó -tras anunciar la exalcaldesa Conxa Juanola que se retira de la vida política- designó el pasado 22 de octubre al exconcejal de Hacienda Jordi Tutzó Sans, que regresa a la escena municipal después de ocupar puestos de salida en 2019. Otro interrogante consiste en si llegará a cuajar la candidatura municipal que Més quiere presentar en Es Migjorn Gran.

Cierra Junts per Lô

En Alaior, finiquitada la operación Junts per Lô para transformarse en ‘entidad social’, como se acordó en la asamblea el 4 de enero del 2022, PSOE, Més per Menorca, Izquierda Unida y Podemos separan sus caminos, lo que certifica el fin de esta agrupación de izquierdas. El PSOE ha movido ficha y ha nombrado candidato a la alcaldía al exconcejal Antoni Mir. Las otras formaciones de izquierdas siguen meditando.

La retirada de Ametller ha motivado el nombramiento de otro candidato del PSOE para la alcaldía de Es Mercadal: Jesús Gomila, que fue director insular de Promoción turística.

 El PP-Menorca ya cerró la designación de los candidatos para las municipales. Empezó con Lluís Camps en Es Castell y acabó con Mateu Aínsa en Maó, donde la exalcaldesa Agueda Reynés no sigue; Juana Mari Pons en Ciutadella; Loles Tronch en Sant Lluís; Pedro Pons en Ferreries; y Cristóbal Pons en Es Mercadal. Tanto la alcaldesa de Es Migjorn, Antonia Camps, como el alcalde de Alaior, José Luis Benejam, han sido ratificados para optar a un segundo mandato en sus municipios.       

La elección del conseller Adolfo Vilafranca al Consell y del exsenador Jordi López como ‘número 1’ al Parlament pilla a la izquierda con el pie cambiado por lo que supone de cambio de cartel y les obliga a replantear sus estrategias.

El PI, Vox y Ciudadanos siguen desaparecidos, y sólo se sabe que el conseller Eugenio Ayuso volverá a encabezar la candidatura de Cs al Consell y Xisco Cardona la lista de Vox al Parlament por Menorca.

La ley cuestionada

La Ley Menorca Reserva de Biosfera que el 31 de enero aprobará el pleno del Parlament prevé que se podrá restringir la entrada de vehículos en la Isla.

Según la redacción final, bastaría un acuerdo del pleno del Consell sin necesidad de esperar al reglamento. Esta limitación, una de las medidas-estrella propuestas    por Més per Menorca, excluye a los residentes, pero reduce a un vehículo por vivienda a los propietarios no empadronados en Menorca.

Esta medida, que genera controversia cuestionada por el PSOE y el PP incluso antes de la aprobación de la ley. Su aplicación ha sido ‘enfriada’ por el PSOE, que rebaja la euforia de los nacionalistas. Los socialistas la reducen a una ‘posibilidad’, advierten que no será inmediata ni sencilla, que debe justificarse y, además, hay que garantizar la movilidad turística.

Y el PP-Menorca reclama a la izquierda que no limite la entrada de vehículos «sin un estudio serio, abrir un debate con la sociedad menorquina y hacer los deberes en materia de carreteras y transporte público». El candidato al Parlament Jordi López    denuncia el contrasentido que supone «promocionar Menorca y al mismo tiempo decir al turista que la Isla está tan saturada que hay de limitar de forma urgente la entrada de vehículos».

El desmarque-aplazamiento    del PSOE a la restricción de vehículos con irrita a Més, también a Podemos, y pronostica tormenta política con granizo y chubascos.

El apunte

Preguntas de la semana

  • ¿Es posible aplicar la limitación en la entrada de vehículos en Menorca sin un reglamento o norma que fije los criterios y regule esta medida?                                                                                       
  • ¿Prosperará el recurso de PIME contra la ordenanza de Ciutadella que obliga a los bares y restaurantes a contratar agentes de seguridad?                   
  • ¿Cómo repercutirá en la corporación de Es Mercadal la elección de dos concejales más el próximo 28 de mayo?                 
  • ¿Aceptará el Ayuntamiento de Ferreries las alegaciones de Agrame al catálogo de caminos públicos?         
  • ¿Cuándo entrarán en funcionamiento las baterías de Red Eléctrica en Menorca?