Un grupo de aficionados a la práctica deportiva, el pasado fin de semana en un parque de barras en Es Mercadal | J.F.S.

La adquisición de fuerza, resistencia, agilidad, equilibrio, coordinación y flexibilidad a través de un entrenamiento con el propio peso corporal. Ese es el objetivo de la calistenia, una disciplina deportiva que consiste en un proceso de ejercicios físicos que tienen como base la utilización del propio peso corporal en un parque de barras. Lo que comenzó a desarrollarse en Francia a mediados del XIX, dos siglos después vive un buen momento de popularidad en España, y también en Menorca, donde existen espacios para su práctica en todos los municipios, a excepción de Ferreries y Ciutadella.

Y ha sido precisamente en la localidad de poniente donde un grupo de aficionados vienen movilizándose desde hace ya cuatro años para conseguir un espacio en el que poder practicar esa modalidad de ejercicio físico. Después de que las conversaciones con el Consell insular no hayan fructificado, los contactos se han centrado ahora, sin conseguir tampoco muchos avances, con el Ayuntamiento de Ciutadella. Y es precisamente en esa administración donde han presentado una instancia, que aporta más de 200 firmas, para reclamar un parque de calistenia en condiciones. Cabe señalar, no obstante, que el pueblo actualmente cuenta con un circuito de entrenamiento «en estado lamentable», denuncian desde el colectivo, «y lejos del núcleo urbano», en Es Pinaret.

CIUTADELLA. DEPORTE. Deporte con peso propio. Un colectivo de aficionados a la práctica de la calistenia pide que se habilite un parque de barras en Ciutadella.
Los aficionados destacan los beneficios de una actividad que se practica al aire libre.

Es por esa razón que los aficionados a esta práctica se ven obligados a desplazarse a otros municipios para poder entrenar. Desde el colectivo, integrado tanto por jóvenes como adultos, recuerdan los beneficios que tiene la calistenia. Entre ellos citan que «mejora la sensibilidad a la insulina, aumenta la oxidación de grasas y reduce la grasa visceral; mejora también la memoria, capacidad cognitiva y depresión, aumenta la densidad mineral ósea».

En ese sentido, ahondan en el mensaje de que gracias a la instalación de un parque que cumpla con las características y calidades necesarias «la población podrá mejorar su salud y su rendimiento». Y más allá de fomentar el estilo de vida saludable, los aficionados ven en el hecho de que se habilite un espacio «una puerta abierta» para que se incorporen nuevos practicantes. Al respecto recalcan que este tipo de estructuras fomentan la práctica deportiva «al aire libre, cobrando especial interés en los tiempos que corren».

Para que todo sea más fácil, se ofrecen a «colaborar» con quien sea necesario «aportando nuestros conocimientos técnicos». Como ejemplo ponen el éxito de deportistas menorquines que ya despuntan en dicha disciplina, como Ruth Álvarez, quien en 2021 se colgó la medalla de plata en el Campeonato de España en la modalidad de Streetlifting.

El apunte

La zona de ‘la joya de la corona’ y el ‘skatepark’, dos de las propuestas

esde el colectivo que ha presentado la instancia en el Consistorio se muestran abiertos a diferentes vías de colaboración para que su objetivo se convierta en una realidad. Están dispuestos, avanzan, a facilitar el contacto de empresas profesionales que se dedican a la instalación de los parques y también a sugerir posibles emplazamientos. En ese sentido, se atreven a citar dos que a su juicio cuentan con buenas posibilidades: una zona de recreo junto al espacio conocido como ‘la joya de la corona’, en el Passeig Marítim; y los alrededores del skatepark. Sus estimaciones apuntan a que en un rango de inversión que va desde los 10.000 a los 40.000 euros, se podría habilitar un parque que cubra las necesidades del municipio.