La plaça des Born, uno de los ejes del tráfico en Ciutadella | Archivo

En Ciutadella, cada día se producen 76.811 desplazamientos (2,9 por habitante), de los cuales 67.516 son dentro del municipio. De estos, el 51 por ciento son movimientos sostenibles, es decir, realizados a pie, en bicicleta o en patinete. Y se alcanza el 58 por ciento si se suman también los trayectos en coche compartido o motocicleta. Estos vehículos motorizados suman el 49 por ciento de los trayectos.

Así lo expone un estudio de Desarrollo Organización y Movilidad (Doymo), la consultora a la que ha recurrido el Ayuntamiento de Ciutadella para hacer «la foto» de cómo es hoy la movilidad en la ciudad, con el fin de elaborar el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Ciutadella.

El análisis, realizado a finales de 2021, indica que «otro factor a considerar» son los tiempos de viaje. En este sentido, el 25 por ciento de los trayectos son de menos de 5 minutos, el 56 por ciento son de entre de 5 y 10 minutos, el 27,1 por ciento duran entre 11 y 30 minutos, y el resto de viajes tienen una duración de más de media hora. Algo que tiene su relevancia, según apuntaba ayer el concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Sergi Servera, pues la mayoría de traslados que hoy se hacen en coche y para distancias cortas, permiten más fácilmente inducir a cambios de costumbres, con la finalidad de introducir una movilidad cada    vez más sostenible, utilizando menos el vehículo particular.

Este análisis ofrece datos interesantes de cara a la peatonalización de la Plaça des Born. Cada día entran 4.024 coches en la plaza por Sa Muradeta, 2.406 lo hacen por el Passeig Sant Nicolau, 990 por el Carrer Nou de Juliol, y 566 por Joan Benejam. Mientras, el tráfico sale de Es Born por la Costa de Marina (1.663), Sant Nicolau (1.403) y Es Pins (5.014).

Las claves
  1. La ocupación media de los coches es de tan solo 1,2 personas

    Uno de los aspectos que expone el estudio es que en el 82 por ciento de los desplazamientos internos, en el coche viaja únicamente el conductor, lo que deja una media de 1,2 personas por vehículo.

    En total, los residentes en Ciutadella realizan un total de 35.641 desplazamientos en coche, 2.146 en moto y 194 en furgoneta, y la mayoría de los trayectos son dentro del municipio. Y sobre la conectividad con otros pueblos, destacan los 3.650 desplazamientos diarios a Maó y los 2.328 a Alaior, siempre referido al uso del coche particular.

  2. La mitad de las aceras de la ciudad no son accesibles

    Para que una acera sea considerada accesible debe tener un ancho mínimo de 1,8 metros. Una condición que, en Ciutadella, no se cumple hasta en un 49 por ciento de los casos. Es decir, hay 3,3 kilómetros de aceras (el 14 por ciento) con anchuras inferiores a un metro, y 8,2 kilómetros de vías tienen aceras que no alcanzan los 2 metros.

    Por otro lado, el estudio de Doymo recoge que en la zona urbana hay un total de 8,3 kilómetros de carril bici, ya sea de tipo segregado (5,7 km), no segregado (161 m) o integrado en la acera (2,5 km).

  3. De dónde a dónde van los residentes y por qué motivos

    Según el diagnóstico, el 37 por ciento de los desplazamientos son por cuestiones laborales, seguido de las compras (16,6 por ciento), el ocio (11,8 por ciento), paseos (8,28 por ciento) o llevar a los hijos al colegio (7,7).

    De los 67.516 desplazamientos dentro de Ciutadella, el 22,8 por ciento son entre dos puntos de una misma zona, el 23 por ciento (15.640 trayectos) son para ir al centro histórico, y otro 22,7 por ciento, para ir al polígono industrial. Dalt Sa Quintana y la zona más al oeste, desde Es Born, Es Pins y la calle República Argentina, es donde menos movimientos se producen.

  4. De las amenazas y las debilidades, a las fortalezas y oportunidades

    La consultoría Doymo expone los puntos a favor, y en contra, de la movilidad en Ciutadella.Como debilidades señala que el 98 por ciento de los desplazamientos fuera del municipio se hacen con vehículo propio y que el uso del transporte público es residual. Esto, sugiere cambios en la distribución en el modo como la ciudadanía se mueve, implantando mejoras e impulsando más el transporte colectivo. Por otro lado, una de las fortalezas es que un gran porcentaje de desplazamientos internos se hacen de forma sostenible, y para el resto hay la oportunidad de sustituir el coche en la mayoría de casos, al ser trayectos muy cortos.