El centro de Maó en un día nublado con una gran afluencia de visitantes. | Gemma Andreu

El mes de septiembre se saldó con el mayor aumento de la presión humana de los que se han venido registrando en la Isla este 2022. Según los datos hechos públicos ayer por el Institut d’Estadística de Balears (Ibestat), la media diaria de personas sobre la Isla en el último mes del verano alcanzó la cifra récord de 169.774. Eso son 24.000 personas diarias más que el año pasado y 10.340 más que en 2019, el año de referencia previo a la covid.

El creciente atractivo turístico del mes de septiembre queda patente en los datos de presión humana, que tienen en cuenta la población residente y el saldo de entradas y salidas en las vías de acceso a la Isla. El número de personas que coincidieron en Menorca en ese mes ha crecido un 6,5 por ciento tras la pandemia, casi el doble y tres veces más de lo que lo hizo en agosto y julio respectivamente. El incremento es incluso superior al vivido en el mes de abril, que hasta ahora era paradigmático de la tendencia postcovid.

El día más concurrido de septiembre ha sido como suele el primero de mes, que arrastra la tendencia de agosto. Coincidieron en esa jornada 189.843 personas. Hasta el momento el día de mayor presión en un mes de septiembre se había registrado en el año 2017, con 184.158 personas.

Septiembre desbanca a junio

Para entender hasta qué punto se ha animado el mes de septiembre quizá sea más relevante la comparación de los días con menor presión. Ese mínimo siempre se marca en la última jornada del mes. El 30 de septiembre de 2022 concurrieron 149.872 personas. En los años fuertes previos a la pandemia esa cifra rondaba las 137.000. Lo que parece evidente es que la Isla cada vez está notando menos el clásico descenso de visitantes tras la primera quincena del mes de septiembre.

De hecho un cambio de tendencia que se viene produciendo desde la irrupción de la crisis de la covid-19 es que el mes de septiembre está desbancando al mes de junio como el tercero con mayor nivel de presión humana del año tras julio y agosto. 2022 ha sido el primer año de normalidad de la serie histórica en que esto ha ocurrido.

El apunte

2022 deja el mayor aumento de la presión humana desde que existen registros

El año 2022 está dejando mes a mes sin excepción importantes incrementos de los niveles de presión humana. El aumento acumulado desde enero hasta septiembre se sitúa en el 6,4 por ciento en relación a 2019. Se obvian en esta comparación los años 2021 y 2020 por la anomalía estadística provocada por la pandemia. Ningún ejercicio de la larga serie histórica de la estadística de presión humana, que se remonta hasta el año 1997, había mostrado niveles de crecimiento interanual superiores al del año en curso.