La plataforma se había convertido en uno de los escenarios gastronómicos más apetitosos de Maó. | Gemma Andreu

El restaurante La Minerva deberá retirar este mes la plataforma flotante del Moll de Llevant del puerto de Maó. Autoridad Portuaria ha decidido no renovar la Autorización de Ocupación Temporal (AOT), que ahora cumple dos años desde la concesión de la última prórroga.

Alega el organismo portuario que no puede prolongar el permiso, que es temporal, por cuanto se ha agotado el plazo para este tipo de autorizaciones. La opción de una concesión no se contempla ahora para este tipo de instalaciones.

No hay fecha para la retirada, que debe asumirla la propiedad del restaurante, aunque el organismo portuario explica que este mes acaba la AOT y, por tanto, es el punto final para la plataforma.

La última prórroga fue negociada en el primer año de la pandemia, a finales de 2020, en un contexto adverso para los restaurantes, una actividad sometida a duras restricciones, y se atendió la petición de Lázaro Alcaide, propietario del negocio, de continuar dos años más pero con fecha de caducidad en 2022.

MAHON. PUERTOS. Adiós a la plataforma de La Minerva. Después de 27 años caduca la concesión y Puertos ordena desmantelarla. La plataforma se instaló sobre aguas del puerto de Maó en 1995 .

Los criterios más rigurosos de Autoridad Portuaria con este tipo de autorizaciones han perjudicado las posibilidades de cualquier nuevo acuerdo para mantener el uso comercial de la terraza flotante como era la intención de Alcaide, según reconoce el mismo, quien, por otra parte, acepta sin remedio la orden. La plataforma ha formado parte del paisaje portuario y gastronómico de Maó durante los últimos 27 años.

El apunte

«Ha sido un valor añadido para el negocio, querría que continuara»

Lázaro Alcaide va a cumplir 65 años y lleva 50 entre fogones y excelente trato con la clientela. Reconoce que la terraza flotante «ha sido un valor añadido para el negocio, me gustaría continuar disponiendo de ella», confiesa. Ahora se debate entre la jubilación, que no es una prioridad por hallarse en buena forma física, o adaptar el restaurante al interior y a la terraza en la acera. La plataforma está cerrada, no tiene uso en invierno, pero en verano es uno de las grandes reclamos por la confluencia del singular escenario con el prestigio de la cocina de Alcaide. El restaurante abrió en 1994 tras la transformación del histórico edificio La Minerva y el año siguiente incorporó la plataforma al negocio.