La maquinaria pesada ha iniciado las tareas en los últimos días y se prevé que las obras estén concluidas a finales de enero.    | Antoni Casasnovas

Los muelles de una de las riberas de la Cala Alcalfar, en el término municipal de Sant Lluís, quedarán rehabilitados a finales del próximo mes de enero. El Ayuntamiento ha iniciado en los últimos días las obras de recuperación de 13 de estas plataformas que estaban completamente erosionadas por el paso del tiempo, dada su antigüedad, y los continuos temporales.

El pasado día 16 de noviembre, el Consistorio que preside Carol Marqués, firmó el acta de replanteo junto a la Demarcación de Costas, que le ha cedido la concesión de estos muelles para poder rehabilitarlos, y la empresa adjudicataria, M. Polo SL, que ejecuta los trabajos.

El proyecto fue aprobado por el pleno del Ayuntamiento a finales de noviembre del pasado año y posteriormente se solicitó la concesión al organismo estatal  para intervenir en una zona de dominio público terrestre. Costas había manifestado con anterioridad su imposibilidad para actuar sobre los muelles ya que están considerados como una construcción abusiva    sin autorización, es decir, que no consta, a pesar de que se trata de una instalación tradicional.

Las obras permitirán recuperar la estética original de los muelles, rampas y varaderos de la emblemática cala, además de mejorar su seguridad.

La regularización de los 13 muelles será geométrica y homogeneizará todas las plataformas con el uso de técnicas de construcción que imiten su acabado actual. La concesionaria utilizará para ello piedras de la misma zona eliminando la cobertura de hormigón que todavía conservan algunos de estos muelles.

El apunte

Más de la mitad del coste de la obra, a cargo del Govern

La obra fue adjudicada a M.Polo SL por un importe de 96.558 euros, IVA incluido. El Ayuntamiento de Sant Lluís, no obstante, cuenta con una subvención que supera la mitad del importe total. El Fons de Garantia Agrària i Pesquera de les Illes Balears (Fogaiba) aportará 59.055 euros, a través de la Associació Leader Menorca. El Ayuntamiento pidió y consiguió en octubre de 2021 la cesión de estas plataformas, de entre 3,80 y 10,5 metros,    a la Demarcación de Costas. El trámite se ha prolongado, por tanto, un año hasta que se han iniciado las obras.La zona cedida al Consistorio de Sant Lluís, que ahora también se encargará de su mantenimiento, ocupa una superficie de 180 metros cuadrados en la ribera de la cala.