Un vehículo circula bajo la lluvia por una carretera en Sant Lluís | David Arquimbau Sintes/EFE

Viento, frío, agua y carga eléctrica. Así fue la borrasca que este lunes a mediodía entró en Menorca e hizo acto de presencia hasta bien entrada la noche, con rachas que alcanzaron los 90 kilómetros por hora y con unas intensas y persistentes lluvias que dejaron 33 litros por metro cuadrado en cuatro horas. A última hora de la noche de este lunes, se habían registrados olas de hasta 7 metros en la boya ubicada en el puerto de Maó.

La consecuencia fue que los dos puertos, el de Son Blanc (Ciutadella) y el de Maó estuvieran cerrados al tráfico marítimo. El de Ciutadella lo hizo a las 14 horas y el de Maó a las 18 horas. Se cancelaron los cuatro enlaces previstos por Baleària y Menorca Lines entre Ciutadella y Alcúdia de la tarde.

Por otro parte, un vuelo procedente de Mallorca también se vio afectado por la tormenta y no pudo aterrizar en el Aeropuerto de Menorca. Su llegada estaba prevista a las 11.50 horas de la mañana de ayer, pero al final cuando ya estaba sobre Menorca decidió regresar a Palma.

3.000 rayos

La tormenta, con un intenso aparato eléctrico, entró sobre el mediodía por Ciutadella y fue avanzando hacia el este, dejando más de 3.000 rayos en el área de Balears, la mayoría entre Mallorca y Menorca. Incluso se pudo avistar algún cap de fibló desde la costa de Ciutadella. Entre el mediodía y las primeras horas de la tarde se registraron en la estación de Es Mercadal 33 litros por metro cuadrado; 23,9 en el aeropuerto; y 25,8 en Ciutadella.

Noticias relacionadas

La fuerte carga eléctrica de la tormenta ocasionó hasta tres averías en la red eléctrica, afectando a más de un millar de familias, de las cuales algunas se quedaron sin luz durante más de seis horas.

La primera avería tuvo lugar el mediodía, en la línea Sur-2 de Ciutadella, y afectó a unos 200 clientes. De ellos, la mayoría recuperaron el suministro a los diez minutos, pero una cuarentena no lo hicieron hasta bien entrada la tarde, en algunos casos hasta las 18 horas. Un segundo fallo se produjo en la línea que discurre entre la subestación de Sa Dragonera de Maó y Sant Lluís a las 12.52 horas, y que dejó sin luz a 822 clientes de Maó y Sant Lluís. En este caso, a las 14.30 horas, la avería quedó reparada. La tercera avería tuvo lugar a las 15.35 horas en la línea de Es Castell, afectando a un total de 103 clientes que quedaron durante una hora sin electricidad.

Menorca tuvo activas hasta cuatro alertas meteorológicas: por viento, mala mar, tormentas y lluvias. Para este martes, hasta las 11 horas, solo está vigente el aviso amarillo por fenómenos costeros.

Las temperaturas, que ya vienen siendo bajas desde el fin de semana, registraron con el paso de la tormenta un descenso repentino de entre seis y siete grados, al tiempo que el cielo se oscurecía y llegaba la lluvia. En el caso de Maó se situaron a la una de la tarde por debajo de los diez grados, con mínimas que bajaron a los nueve grados y las máximas no pasaron de los 17. El día anterior los termómetros oscilaron entre los 12,8 y los 18,7 grados.

Este martes, solo en alerta por temporal marítimo

La isla seguirá este martes en alerta, pero solo por temporal marítimo. A las 6 de la mañana se rebaja el nivel de naranja a amarillo, pues el viento irá perdiendo fuerza a lo largo de la jornada.