Imagen de una fábrica de calzado de Menorca.

Comisiones Obreras ha convocado para el 1 de diciembre una huelga en el sector del calzado, para reivindicar sueldos justos y que se de más valor a un colectivo, denuncian, poco valorado a pesar del reconocimiento mundial de los productos que elaboran.

La sección de Industria del sindicato se ha propuesto conseguir para los «más de treinta mil trabajadores» del sector que hay en el país, unas condiciones que dignifiquen a unos «profesionales con una alta cualificación, que hemos conseguido que los productos que fabricamos tengan un reconocimiento internacional». Sin embargo, «nadie nos ve y no se reconoce nuestro trabajo; no se nos valora, no existimos y nuestros salarios no progresan», denuncian.

El sector del calzado adolece, apuntan, de una de las jornadas anuales más altas dentro de la industria manufacturera, convirtiéndolo en «un sector antiguo y sin atractivo profesional» que dificulta el relevo generacional. Entre las reivindicaciones que hacen está la firma de un convenio; una mayor subida salarial que la propuesta por la patronal, para mantener el poder adquisitivo; reducir la jornada laboral; cobrar el 100 por cien el primer día de baja; o regular los contratos fijos discontinuos.