La primera cámara, frente al Casino Nou, controlará el cruce entre Camí de Maó y Contramurada | Josep Bagur Gomila

El Ayuntamiento de Ciutadella concluyó este miércoles la instalación del nuevo sistema para la mejora de la movilidad, modernizando el funcionamiento, el control y la regulación de los semáforos, que pasan a ser de gestión digital y con la incorporación de cámaras. Por ahora tan solo se ha instalado un dispositivo de control visual, en la Plaça de ses Palmeres, el cual facultará para sancionar a conductores infractores.

Todos los semáforos de Ciutadella «son ya inteligentes», explicaba este miércoles el concejal de Movilidad Sostenible y Policía Local, Sergi Servera, una vez concluida la instalación de los nuevos dispositivos. El cambio tecnológico ha ido a cargo de Alumbrados Viarios SA (Aluvisa), a quien se adjudicó el proyecto por 43.713 euros, financiados con fondos del Plan Insular de Cooperación 2020.

GPS y espiras electromagnéticas

Cada semáforo de la red viaria local se ha dotado de un sistema que deja de lado los temporizadores automáticos, para sincronizarse mediante GPS o con espiras electromagnéticas, según las necesidades de cada momento.

De este modo, en las vías secundarias de cada cruce se han colocado espiras, que transmiten datos sobre la saturación de coches en la misma, y así poner, o no, el semáforo en verde.

Además, el sistema permitirá obtener datos a tiempo real sobre el tráfico, con cálculos sobre velocidades o tipos de vehículos, que servirán para optimizar la movilidad. Aparte, las cámaras tendrán doble función, controlar el tráfico, y tomar fotografías a los infractores. Inicialmente solo hay una cámara, en el cruce de la Contramurada con el Camí de Maó, pero se prevé instalar algunas más.

El apunte

El Plan de Movilidad Urbana Sostenible incluirá estas modificaciones

Actualmente se está redactando la primera propuesta del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Ciutadella, un documento que el equipo de gobierno pretende someter a una fase de participación ciudadana. El objetivo es «dar un salto cualitativo en materia de movilidad», con medidas como las que se han empezado a aplicar, como el sistema de semáforos inteligentes.

Paralelamente, una vez se ha aprobado el programa temporal de apoyo jurídico para la revisión de ordenanzas municipales, el departamento que dirige Sergi Servera trabaja ya «en una nueva ordenanza de tráfico, que se pretende aprobar en el primer trimestre de 2023 y que regulará los vehículos de movilidad personal, las autocaravanas, las zonas de aparcamiento regulado».