Vista del derrumbe del tejado de una casa en el caso antiguo de Maó como consecuencia de las fuertes lluvias de este viernes en la Isla. | David Arquimbau Sintes

Las intensas y persistentes lluvias registradas este viernes provocaron multitud de inundaciones, sobre todo en garajes, sótanos y plantas bajas en prácticamente todos los municipios. En la mayoría de casos fueron los mismos propietarios los que se encargaron de achicar el agua, aunque en muchos otros hizo falta la actuación de los bomberos.

Y es que las precipitaciones fueron récord. En 12 horas se acumularon más de 150 litros por metro cuadrado. Y en todo el día, en la estación que la Aemet tiene en el Aeropuerto de Menorca llegaron a caer hasta 159,5 litros por metro cuadrado. Se trata de la cantidad más elevada en la estación principal de la Aemet en Menorca desde que hay registros, en el año 1965. Cuando más llovió fue entre las 6 y las 8 horas de la mañana, cuando se han acumularon 56 litros por metro cuadrado en Maó.

Las intensas lluvias obligaron a los bomberos a realizar más de veinte actuaciones, la más destacada la que ha afectado a una casa de Maó, cuyo techo se derrumbó.

En Maó, al mediodía, la Policía Local cerró el acceso a los Vergers de Sant Joan, debido a la gran cantidad de agua acumulada.

El pueblo más damnificado fue Ferreries. Los bomberos tuvieron que intervenir en un garaje y dos sótanos de sendas casas. Uno de los edificios más afectados fue el polideportivo municipal de Ferreries, donde se inundó la pista dañando gravemente el parqué, que con una inversión de 112.377,37 euros se acababa de instalar hace escasas semanas. Además, resultó afectado el edificio del Auditorio, con agua en un pasillo.

Noticias relacionadas

El otro edificio público damnificado fue la escuela pública de Ferreries, Castell de Santa Àgueda, donde se anegaron algunas de sus aulas antes de que entraran los niños al colegio. El patio de la escuela se inundó y se llenó de tierra procedente del bosque lindante. La brigada municipal se encargó de adecentar las zonas exteriores de la escuela.

Siguiendo en Ferreries, la Policía Local también actuó en el Camí dels Alocs, donde se acumuló un gran volumen de tierra en la calzada y también se registraron derrumbes de pared seca en los caminos de Sant Patrici y en el Barranc d’Algendar.

Hoteles inundados

Los bomberos de Menorca fueron requeridos por inundaciones en los hoteles Lord Nelson de Cala Tomàs y el Arenas de Son Bou. También tuvieron que desplazarse hasta el pueblo de Es Migjorn, por una cochera en la que se había acumulado cerca de un metro de agua.

Por otro lado actuaron por otros hechos menores, como la actuación por dos incidentes relacionados con ascensores. Uno en Alaior, al entrar agua por un hueco, y otro en Maó, por un problema eléctrico.

También en Alaior la tormenta provocó un desprendimiento en la fachada de la iglesia de Santa Eulàlia y en Es Castell, la única actuación de la Policía Local fue en el túnel de la carretera que se anegó de nuevo, y los agentes tuvieron que regular el tráfico para que las familias y los niños pudieran cruzar la vía cuando accedían y salían del colegio.

Sin luz

El diluvio que cayó este viernes afectó a la operatividad de la red eléctrica y provocó cortes de luz. En Sant Lluís los vecinos se quedaron sin servicio entre las 3 y las 7 de la mañana. Posteriormente, el suministro se fue restableciendo de forma gradual. En Ciutadella, unos 1.600 clientes de la zona del Cementeri Vell    estuvieron sin electricidad entre las 5.20 y las 7,30 horas. A ello hay que añadir averías en la línea de baja tensión en Cala en Porter y en Sa Costa Nova de Ciutadella.