Una pareja que posiblemente haga planes de futuro mira la oferta de casas en el escaparate de una inmobiliaria de Ciutadella. | Josep Bagur Gomila

Unas 15.000 hipotecas de tipo variable firmadas en las dos últimas décadas en Menorca se verán afectadas por la subida del euríbor y la consiguiente revisión que aplican las entidades financieras. Aquellas que se revisen en las próximas semanas tendrán un encarecimiento medio de unos 120 euros al mes, algo más de 1.400 euros al año.       

El incremento depende de cada caso particular y las condiciones sobre las que ha firmado el contrato. Un particular con hipoteca por valor de 156.000 euros y un plazo de amortización a 25 años señala que desde octubre tendrá que afrontar 117 euros más de cuota mensual, 1.404 euros más al año, según le ha comunicado su entidad financiera.

Desde 2006 hasta el pasado mes de julio se han firmado en Menorca 24.687 hipotecas, de las que tres de cada cuatro aproximadamente son de tipo variable, es decir, utilizan la referencia del euríbor más el diferencial que aplica el banco, generalmente entre 0,5 y 2,5 por ciento, aunque no hay límites. El bajo valor del dinero de los últimos años explica que el 75 por ciento de las hipotecas se hayan negociado sobre esta modalidad.

El cálculo realizado por un experto del sector bancario estima en el citado volumen las hipotecas que familias o particulares menorquines afrontan actualmente en las condiciones de tipo variable. En su estimación, además de restar las de tipo fijo, resta un porcentaje de préstamos que    han podido ser amortizados en menor plazo, pero tiene en cuenta el segmento de aquellas firmadas en la boyante primera década del siglo y que, dado el tiempo transcurrido, aún no han sido amortizadas en su totalidad.

También incluye hipotecas que financian segundas residencias, que ha recuperado fuerza en los últimos años, aunque en estos casos y de manera bastante frecuente las operaciones no recurren a financiación externa.   

Noticias relacionadas

El impacto que la subida de tipos ha causado entre los hipotecados es notable, ya que tendrán que asumir un sobrecoste, de forma general, de 1.400 euros y, en determinados casos, en torno a 2.000 euros anuales, una cifra que rompe cualquier presupuesto familiar.

Algunos clientes han solicitado ya el recálculo de la deuda hipotecaria a tipo fijo, pero hay entidades que directamente han declinado hacer ese cálculo, según comenta un afectado. Los bancos aprovechan el momento para ganar dinero y resarcirse ahora de los años en los que con el valor del dinero por debajo de cero han tenido pérdidas en el mercado hipotecario, una de sus principales vetas de negocio.

Freno inmobiliario

Otra consecuencia de la escalada de los tipos hipotecarios es la amenaza de freno a las ventas inmobiliarias, que en lo que va de año habían alcanzado otra vez velocidad de crucero.

Entre enero y julio se han firmado una media de 113 hipotecas al mes. En marzo y abril, con los tipos todavía aun precio moderado se habían alcanzado las mejores cifras, 133 y 154 respectivamente. El importe medio de las hipotecas es de 151.075 euros, la más alta desde seis años atrás, cuando el promedio era de 104.543. En ninguno de los años previos al actual se habían superado las cien operaciones al mes.

A pesar de esta evolución, las cifras están muy lejos de los años anteriores a la crisis. En 2006 se firmaron 350 hipotecas al mes por valor de 155.026 euros.