La bañera de hidroterapia en el área de paritorios del Hospital Mateu Orfila, durante la visita de las autoridades. | Katerina Pu

23

En el verano de 2009, la sanidad pública de Mallorca estrenaba la primera bañera de hidroterapia en el área de paritorios para aligerar el dolor de la madre y aprovechar las ventajas que ofrece el agua durante la fase de dilatación. Seis años más tarde, en 2015, este servicio se implantaba en Eivissa. En Menorca, esta prestación se pondrá en marcha finalmente el próximo lunes, 26 de septiembre de 2022, tras acumular varios retrasos.

La presentación de la bañera de partos en el Hospital Mateu Orfila ha ido a cargo este jueves de la consellera balear de Salud, Patricia Gómez, quien ha destacado la importancia de «humanizar» este proceso. La ha acompañado Ana Trenado, gerente del Área de Salud de Menorca, Manuel Oliver, coordinador médico, y Manuel Rego, supervisor de la sala de partos.

El IB-Salut tenía presupuestada su instalación en el Plan de Inversiones de 2019, pero el plazo se incumplió. Posteriormente, la irrupción de la pandemia y la necesidad de ejecutar obras de adaptación en una de las salas de dilatación de los paritorios generaron nuevas demoras.

Formación de todo el equipo

Finalmente, para su puesta en marcha, ha sido necesario que el equipo de diez comadronas y ocho técnicos auxiliares de enfermería de la sala de partos, así como las matronas de atención primaria, realizaran sesiones de formación de la mano de profesionales del Hospital de Inca, el pionero en la prestación de este servicio en las Islas.

Noticias relacionadas

La actuación ha supuesto una inversión de 62.657 euros que incluyen el coste de la bañera, así como las obras de adecuación del espacio. La nueva bañera dispone de cromoterapia y en la sala también se ha instalado un difusor de aromaterapia, además de pelotas de parto y cuerdas (lianas); y un sistema de sonido centralizado para poder escuchar música a través de conexión a un dispositivo móvil o USB.

Además, el paritorio del ‘Mateu Orfila’ también se ha dotado con nuevos equipos de monitorización fetal sumergibles que puedan utilizarse durante las sesiones de hidroterapia. La bañera está indicada, en principio, para embarazos de bajo riesgo, para partos que empiecen de forma espontánea a partir de la semana 37 de gestación.

Unos 500 partos anuales

El Hospital Mateu Orfila atiende una media de 500 partos anuales. Como novedad, en octubre de 2020 se puso en marcha un protocolo para favorecer el contacto piel con piel de la madre y el recién nacido en situación de partos por cesárea. También se han comprado equipos de monitorización fetal inalámbricos que permiten el movimiento de las mujeres durante el proceso del parto y este mes de septiembre también se pone en marcha un nuevo proyecto que permitirá a las madres gestantes estar siempre con sus bebés durante la estancia en la planta de maternidad.

Tanto las exploraciones médicas como los cuidados de enfermería, otoemisiones acústicas y extracciones sanguíneas para las pruebas metabólicas, que hasta ahora se hacían en la unidad de estancia media neonatal (sala incubadoras), se realizarán en la misma habitación de la madre en el caso de los bebés sanos. También los baños del recién nacido se harán en la habitación, con la participación de la madre.

Estas iniciativas van en línea con el Plan de Humanización que ha diseñado el Servicio de Salud para el Hospital Mateu Orfila.