Un trabajador del sector de la construcción en Menorca levanta un muro. | Gemma Andreu

2

Menorca se sitúa por primera vez en el último año como la isla de Balears donde el sector inmobiliario despega con más fuerza después de la pandemia. El Informe de Evolución Económica presentado este jueves por la patronal CAEB cifra en un 69,4 por ciento el aumento de las operaciones de compraventa de viviendas en la Isla durante la primera mitad de 2022, un dato que además supone un nuevo máximo en la serie histórica.

El incremento registrado en Menorca supera al de Eivissa y Formentera, que fue del 55,9 por ciento. Las Pitiüses habían mantenido hasta ahora la hegemonía en los indicadores económicos de este sector. En cuanto al empleo generado por las empresas inmobiliarias, el aumento en Menorca ha sido del 9,7 por ciento frente al 1 por ciento de Eivissa, superando en ambos casos los registros anteriores a la crisis de la covid-19.

El PIB crece un 14,2 % en un año

Durante el segundo trimestre del año la economía de Menorca creció en su conjunto un 14,2 por ciento respecto al mismo periodo de 2021, impulsado por el inicio de una temporada turística sin restricciones sanitarias. El ritmo de crecimiento también se acelera respecto al primer trimestre, cuando fue del 12,4 por ciento. Con todo, la economía que más crece este año en Balears es la de las Pitiüses, con un 21,2 por ciento, frente al 13,1 por ciento de Mallorca. La mayor de las islas es, precisamente, la única que ha visto ralentizar su actividad económica entre los meses de abril y junio.

Noticias relacionadas

Según el análisis de CAEB ninguna de las islas del archipiélago ha recuperado todavía las cifras económicas que tenía antes de la pandemia. El PIB de Menorca se sitúa un 5,6 por ciento por debajo del que tenía hasta 2020, aunque el retroceso pendiente de compensar es mayor en Mallorca (-6,8 por ciento) y sobre todo en Eivissa y Formentera (-7,4), unas islas que al tener una mayor dependencia del sector turístico sufrieron un descalabro mayor en sus datos macroeconómicos.

El sólido inicio de la temporada turística en Menorca ha permitido mejorar de forma sustancial los indicadores de empleo. En el sector servicios aumentó un 24,4 por ciento gracias al empuje de las empresas de alojamiento y restauración, con un incremento del 68,8 por ciento. No en vano, la llegada de turistas a la Isla en el segundo trimestre del año fue un 17 por ciento superior a la de 2019, frente al 5 por ciento de Eivissa.

Incertidumbre en el cierre del año

Los buenos resultados registrados hasta junio contrastan con la incertidumbre económica para el tercer y cuarto trimestre del año. El informe de CAEB señala que las perspectivas empresariales se ven afectadas por el aumento de la inflación, la persistencia de la guerra en Ucrania, los cortes en las cadenas de suministro y el alza de los tipos de interés decretada por el Banco Central Europeo. Una sucesión de factores que «están provocando una clara desaceleración del ritmo de crecimiento» que podrá cifrarse en próximos estudios.