La concejal Pilar Pons, del PSOE. | ARCHIVO

El concejal de Urbanismo del equipo de gobierno municipal de Es Migjorn Gran, Ramón Verdú, formalizó el pasado 1 de julio una consulta dirigida al propio Ayuntamiento en la que se interesaba por conocer si, atendiendo a la normativa interna, «cualquier regidor de la oposición puede intervenir en las comisiones y plenos y si estos pueden hacer preguntas», y si «el portavoz del grupo del equipo de gobierno está obligado a responder las preguntas que hacen los concejales y a las preguntas que hace el portavoz del grupo».Verdú justifica su interés en el hecho que «últimamente, tanto en las comisiones informativas como en los plenos, algunos concejales de la oposición se dedican a realizar preguntas».

Esta consulta ha sido interpretada por el PSOE, único grupo de la oposición en Es Migjorn Gran, como una evidencia de que «a Verdú le gustaría eliminar la oposición. No es demócrata. Ni respeta ni quiere escuchar las opiniones diferentes a la suya», comenta Pilar Pons, secretaria general y portavoz de los socialistas del municipio.

Pilar Pons se pregunta «¿cómo no tenemos que poder hacer preguntas en los plenos y comisiones? ¿Cómo tenemos que realizar entonces el control del equipo de gobierno?». Para los socialistas esta pregunta formalizada mediante el registro de entrada «es una muestra clarísima de lo que hemos ido diciendo desde que Antonia Camps fue elegida alcaldesa:El nulo respeto que tienen ella y su marido, Ramón Verdú, hacia los concejales de la oposición». Explica Pons que en las comisiones «se impacientan cada vez que preguntamos» incluso «nos llegan a insultar, pasan a las descalificaciones personales. La alcaldesa nos suele hacer callar a menudo».