Santiago Ramón y Cajal, Nick Cook, Joan Armengol, Toyo Tudurí, Eulalia Romero y Samantha Jay. | AAVV Binidalí

La nueva junta directiva de los propietarios de Binidalí, presidida por Toyo Tudurí, tiene claras las líneas de trabajo que quieren desempeñar para conseguir mejores    condiciones urbanísticas en el núcleo residencial. La junta quedó constituida el pasado 20 de agosto durante la asamblea de la asociación de vecinos y se mantendrá como representante de los propietarios hasta 2024.

Acercar esta asociación a los residentes para que sean partícipes de sus actividades, velar por el mantenimiento diario de las calles y por el control de las caravanas que acceden a la urbanización, así como la puesta en marcha de la depuradora, son algunos de los aspectos fundamentales sobre los que trabajará la nueva junta de los propietarios de Binidalí.

Entre todo ellos destaca especialmente el propósito necesario de dar utilidad a la depuradora. Se trata de una infraestructura construida hace 15 años que todavía no se ha puesto en funcionamiento. Su activación evitaría problemas como la acumulación de aguas fecales.

Bajo esa premisa la junta directiva contactará con las entidades responsables para que se pueda avanzar hacia una solución óptima para las propiedades afectadas, tanto en Binidalí como en las zonas de su ámbito en Sant Lluís. «Queremos buscar una salida para que la depuradora funcione y resulte eficaz a nivel ambiental», comenta el presidente, Toyo Tudurí.

Por otro lado, desde la directiva    trabajarán para instalar una correcta señalización en línea amarilla    en los dos puntos de la urbanización donde se estacionan las caravanas. De esta forma se pretende acabar con el aparcamiento indiscriminado en cualquier lugar del núcleo.

La asociación muestra su sensiblidad hacia la responsabilidad social, por lo que desde hace años realiza anualmente un donativo de 500 euros a una entidad benéfica de ámbito local.

Para fomentar la interrelación ya está prevista para el próximo año la primera jornada social de vecinos.

El apunte

En busca de un buen mantenimiento diario de las calles de la urbanización

Uno de los puntos que más preocupa a la nueva junta es el correcto mantenimiento de las calles. Ya se ha aprobado el cuidado de aceras y pavimento en algunos tramos de Binidalí, más el cambio de iluminación del último trecho de la calle Fonoll Marí. La asociación busca mejorar el servicio de limpieza diaria, que sea más exhaustivo, también en la zona de la playa.

En la misma línea, han presentado una petición al Ayuntamiento de Maó para cambiar los contenedores de residuos más deteriorados. Este fin de semana ya se han instalado cuatro nuevos. Reclaman, asimismo, la retirada de señales de tráfico rotas.