Un intenso aparato eléctrico acompañaba al viento y la lluvia a su paso por Menorca. En el vídeo, la urbanización de Cala en Blanes. | Josep Bagur Gomila

4

A las doce de la noche se activaba la alerta naranja por lluvias y tormentas en Menorca, un aviso que se materializaba pocas horas después con una espectacular descarga de rayos, lluvia y viento que ha barrido la Isla de oeste a este desvelando a su paso a residentes y turistas. No era para menos a tenor de los fogonazos que, de forma continua, iluminaban el cielo casi como si fuera de día.

El mapa de los rayos caídos hasta las 7 de la mañana en la zona de Balears. | Fuente: Aemet

La Agencia Estatal de Meteorológia en Balears ha hecho un primer balance y calcula que han caído más de 10.000 rayos, la mayoría sobre el mar. Menorca ha sido la isla más afectada del archipiélago junto al norte de Mallorca.

En cuanto a precipitaciones se han registrado 49 litros por metro cuadrado en Ciutadella (36,4 de ellos en una hora), 38 litros en es Mercadal, 27 en Cala Galdana y 26 en el Aeropuerto de Menorca (en este caso casi todos también en una hora).

El viento también ha sido protagonista durante la noche, con rachas que han llegado a los 87 kilómetros por hora en Es Mercadal y 65 en el aeropuerto.

Noticias relacionadas

Con ello, las temperaturas también han bajado durante la noche y por primera vez de este mes de agosto las mínimas han sido inferiores a los 20 grados.

La noche ha sido complicada para un grupo de viajeros que vieron como su vuelo para salir del Aeropuerto de Menorca rumbo a Barcelona y Londres era cancelado, mientras no tenían alojamiento y se veían obligados a esperar en la instalación.

Con las primeras luces del día, llega el momento de hacer balance de los incidentes y recoger ramas u otros objetos caídos, como los que se apreciaban en Sa Contramurada de Ciutadella. Bomberos de Maó y Ciutadella han tenido que realizar intervenciones por ramas y árboles caídos y achiques. En el Camí de sa Cucanya, en Es Mercadal, han trabajado por la caída de un árbol sobre el paso del camino.

Ramas arrancadas por las rachas de viento en Sa Contramurada de Ciutadella. | Josep Bagur

La alerta pasa a ser amarilla

Desde primera hora de la mañana, el nivel de riesgo se reduce de naranja a amarillo, por riesgo de precipitaciones que pueden dejar hasta 20 litros por metro cuadrado en una hora. En cuanto al viento, puede soplar del norte con rachas de hasta 40 kilómetros por hora. Por este motivo, también se ha decretado alerta, también amarilla, por temporal marítimo con olas que pueden llegar a los 2 metros de altura.