Cola de pasajeros en el Aeropuerto de Menorca este mes de agosto aguardando un taxi.

22

A pesar de contar con 183 vehículos en servicio, 37 más que el verano pasado, gracias a las 79 licencias temporales concedidas por seis de los ocho municipios de la Isla, el sector del taxi continúa generando multitud de quejas. Ayer mismo, una turista francesa alojada en un hotel de Punta Prima perdió su vuelo tras estar varias horas esperando su transporte.

Podría parecer un caso puntual, pero no lo es. Los taxis que hay en Menorca no dan abasto para cubrir toda la demanda que se genera en plena temporada turística. Lo corroboran imágenes como la de la parada de la terminal de llegadas del aeropuerto, este 1 de agosto, con una larga cola de clientes y apenas dos coches. O los testimonios que surgen desde numerosos establecimientos hoteleros y de restauración de toda la geografía menorquina que, salvo alguna excepción, coinciden al señalar que «el tiempo mínimo de espera es de media hora, pero fácilmente el taxi tarda una, dos o más horas en llegar». Algo que «provoca nervios en los clientes, sobre todo si tienen que ir al aeropuerto».

Cuando se trata de servicios concertados el día antes, para coger el vuelo de regreso, «no suele haber problemas» y los taxis atienden con puntualidad. Pero cuando la llamada es para un desplazamiento en ese momento, «muchas veces es imposible contactar con la centralita, o descuelgan el teléfono». Así, «cuando hay suerte y te atienden, mandan el taxi, pero llega con mucho retraso», lo que motiva cantidad de quejas por parte de los clientes.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 05 de agosto en Kiosko y Más