Estado actual del puente de L’Argentina, que se mantendrá en pie a pesar de la controversia generada en su día

La UTE formada por Copcisa, Construcciones Olives y M. Polo será la encargada de retomar las obras en la carretera general en las próximas semanas. La mesa de contratación del tramo comprendido entre la entrada de Alaior y L’Argentina, entre los puntos kilométricos 7,7 y 10,2, se ha decantado por esta oferta.     

La dirección de las obras correrá a cargo de Mediterránea Civil. Tanto esta como la constructora son las mismas empresas que realizaron las obras de la rotonda de Alaior, la únicas realizadas en el tramo Maó-Alaior desde que fueran paralizadas al final del verano de 2015 tras la llegada de la izquierda al gobierno del Consell de Menorca.

Los trabajos han sido adjudicados por 3.267.239 euros (IVA incluido), un 4,44 por ciento por debajo del precio de la segunda licitación, que había incrementado el presupuesto de 2,1 a 2,8 millones. Cuentan con un plazo de ejecución de nueve meses, lo que supone que podrían comenzar en las próximas semanas, una vez haya sido aprobada la adjudicación por el consejo ejecutivo del Consell de Menorca.

La consellera de Movilidad, Francesca Gomis, no descarta esta posibilidad que, en todo caso, no afectará a la calzada    ni tendrá incidencia sobre el tránsito, a tenor de las fechas de plena temporada turística en la que ha llegado el final del proceso de contratación de las obras.   

La vuelta de las máquinas se producirá en todo caso justo siete años después y el proyecto a ejecutar mantiene en pie y consolida el puente diseñado en el proyecto original.

Como se recordará, este elemento, junto con el de Rafal Rubí, son el origen de la discordia que ha marcado la política insular durante los tres últimos mandatos.