La consellera, acompañada por los alcaldes saludó a los 32 cursillistas, entre ellos 8 mujeres | Josep Bagur Gomila

12

Las pretensiones del Ayuntamiento de Ciutadella para que    el Plan Director de Seguridad de Sant Joan pueda cumplirse este año en su totalidad no van a poderse materializar.

El Consistorio fijó en 130 el número de policías necesarios para alcanzar las cotas que marca el documento. Por este motivo en la junta de seguridad celebrada el pasado 18 de marzo acordó pedir al Govern que facilitara y costeara el traslado y la estancia de 30 policías locales de Mallorca, que se sumarían a los que vinieran de otros pueblos de Menorca y a los 42 de Ciutadella, entre el 22 y el 25 de junio.

Sin embargo, al margen del conflicto que mantiene el cuerpo policial local con el Ayuntamiento que paraliza por ahora a los policías que ya se habían inscrito para venir a Sant Joan, la consellera de Presidencia, Mercedes Garrido, admitió ayer a este diario que es muy poco probable que lleguen 30 policías de Mallorca. «Es una decisión voluntaria y se da el caso que muchos ayuntamientos precisan a su personal policial porque también organizan actos esos días».

Garrido reiteró que el Govern reservó las plazas en el barco y en los hoteles para estos agentes, incluso antes de que el Ayuntamiento les trasladara esta petición concreta, aunque de sus palabras se desprende que no será posible satisfacer la demanda en la cifra total requerida.

La consellera, que este jueves visitó a los alumnos del curso de formación básica de policías locales en la comisaría de Ciutadella, se refirió a la petición trasladada a la Delegación del Gobierno «para que vengan más policías nacionales y estén más días», cuando anualmente son 25 los agentes de la UPRque están presentes el 23 y 24 de junio. En todo caso, dijo, «creo que el dispositivo de seguridad será suficiente, pero la gente ha de venir para vivir la fiesta y no para emborracharse».

Respecto al conflicto del cuerpo policial de Ciutadella con el Ayuntamiento, que bloquea, de momento, la llegada de agentes de otros municipios de Mallorca y Menorca, y supone que los locales han dejado de hacer horas extras, la consellera se mostró optimista. «Respeto la negociación del Ayuntamiento con sus sindicatos, pero estoy segura que se resolverá como ha sucedido otros años en estas fechas».

Garrido negó haber tratado este tema ayer con la alcaldesa, Joana Gomila, en el acto con los 32 futuros agentes que realizan el curso. Recordó que 10 de los cursillistas ya saldrán con plaza al haber superado la oposición de su municipio y los otros 22 integrarán la bolsa de interinos gracias a la convocatoria extraordinaria del Govern para dar respuesta a la falta de agentes que existe en Balears. «Vamos paso a paso, el año pasado formamos a 100, este año a 177, y seguiremos haciéndolo».