Jugadores del Atlético Villacarlos durante el entrenamiento ayer tarde en el campo de fútbol municipal de Es Castell | Gemma Andreu

35

«Los niños no lo entienden, no comprenden cómo es que pueden ir a clase y juntarse con sus amigos y compañeros en la calle o en la grada pero no en el terreno de juego», se lamenta un entrenador de fútbol con un equipo de 25 chavales de 14 a 15 años, entre los cuales cinco no se han vacunado por decisión familiar. «Nosotros estamos en medio», añade. Y es que los clubes deportivos no tienen más remedio que acatar la norma, vigente hasta el próximo día 24, por la que el certificado covid o green pass es obligatorio para acceder a las instalaciones y para participar tanto en entrenamientos como en competiciones.

Alrededor de un 15 por ciento de los chicos y chicas de 12 a 15 años están sin vacunar en Menorca. En los adolescentes de 16 a 19 años la inmunización es casi total, un 97,3 por ciento tiene la pauta completa y un 100 por cien de la población diana ha recibido ya la primera dosis, según los datos de la Conselleria de Salud.

La obligatoriedad del pase covid sin duda ha espoleado a los más jóvenes para que acudan a recibir el pinchazo, y el deporte federado es testigo de ello. «Los niños lo que quieren es jugar y si tienen que vacunarse lo hacen», explica Manolo Delicado, presidente del Atlético Villacarlos, en el que juegan unos 200 chavales de distintas edades y categorías. «Las normas no son nuestras pero hay que cumplirlas», añade, al tiempo que señala que es muy minoritario el rechazo a vacunarse, en estos casos por decisión de los padres o tutores legales al tratarse de menores de edad.

La normativa ofrece una alternativa para aquellos que no quieran vacunarse, y esta es presentar una prueba diagnóstica negativa (PCR, TMA o antígenos) cada tres días –los entrenadores consultados no ven esta opción práctica–, y tiene que ser realizada en un centro médico, no sirve el autotest de farmacias, aunque los clubes esperan que a partir del día 24 esto pueda cambiar y se admitan los autotests. Por otro lado, los que han pasado la covid-19 en los seis meses anteriores y han generado inmunidad natural no necesitan el pase. En el Club BàsquetBoscos, su presidente, Siscu Faner, asegura que la situación es de «absoluta normalidad», entre los mayores de 12 años solo hay un caso de negativa a la vacuna, «no entrena por decisión propia, hasta que no se reduzca la alerta sanitaria».

«En nuestra directiva hay de todo, a favor y en contra, pero nos tenemos que ajustar a lo que digan la Federación y Salud, y no hemos tenido problemas», señala. Faner prefiere ver la parte positiva de la situación «todos los niños pueden venir a entrenar haciéndose una prueba, no como el año pasado que no se podía hacer nada», concluye.