En la calle Marquès d’Albranca, igual que en Sor Àgueda, las aceras son muy estrechas y están muy deterioradas | I.P.D.R.

3

Este martes empezará en Ciutadella la primera fase de las obras de reforma de las calles contiguas de Sor Àgueda y Marquès d’Albranca, dos viales que presentan serias deficiencias, en superficie y en las infraestructuras subterráneas.

Las obras van a cargo de Juan Mora SA y requieren una inversión de 307.000 euros. Se prevé que durarán tres meses.

Según detallaba este jueves el concejal de Urbanismo, José López, esta primera fase abarca toda la calle Sor Àgueda, desde la Contramurada hasta el cruce con Marquès d’Albranca. Mientras, en esta segunda vía se actuará desde la calle Formentera hasta la Plaça Jaume II. «En Sor Àgueda la intervención es mayor», señalaba López, porque, aparte de mejorar asfalto y aceras, se renuevan todas las infraestructuras. «Especialmente el alcantarillado, porque allí está uno de los colectores más importantes del casco antiguo».

En Marquès d’Albranca, hace pocos años ya se renovó el alcantarillado y ahora se mejorarán las acometidas individuales «aprovechando que arreglamos unas aceras que son intransitables».

Desde el Consistorio distribuyeron este jueves la información a los vecinos de las calles afectadas, que verán alterado el tráfico. La constructora empezará por el cruce entre ambas calles y la Policía Local ha diseñado itinerarios alternativos. Así, no podrán pasar vehículos por Sor Àgueda y el Carrer Josep M. Fivaller será de doble sentido, pero solo para que los residentes puedan entrar y salir de sus garajes. Para llegar al Carrer Formentera se podrá acceder a la calle Rafel Oleo i Quadrado desde la Contramurada, para pasar por Fivaller y el primer tramo de Marquès d’Albranca.