Contenedores de residuos

16

Menorca está lejos todavía de cumplir los objetivos que fija la normativa europea en cuanto a la gestión de los residuos urbanos. Un análisis de los datos de 2020 difundido este martes por la Conselleria de Medio Ambiente del Govern concluye que la Isla debería aumentar un 42 por ciento su índice de recogida selectiva.

A diferencia de Mallorca, donde un 85 por ciento de la basura acaba en la incineradora, en Menorca, Eivissa y Formentera la mayor parte acaba en el vertedero. En el caso de Menorca, esta cifra en 2020 fue del 81 por ciento, lo que implica que un 19 por ciento de los residuos generados se logra reciclar o reutilizar.

No obstante, el objetivo de la normativa europea marcaba que los territorios en 2020 fueran capaces de recuperar el 40 por ciento del total de residuos. Para el año 2035 este porcentaje debe ser incluso más alto, del 65 por ciento. La reducción efectiva de los residuos continúa siendo una tarea pendiente pese a que los indicadores mejoran, y así se desprende de este análisis del Govern, en el que se indica que durante el año pasado cada habitante de Balears generó un total de 463 kilos de desechos, un 11 por ciento menos que en 2019. Esta disminución se debe, en gran medida, a la reducción de la actividad turística en 2020 debido a la crisis de la covid-19.

«Está claro que la generación de residuos en estas islas tiene relación con la presión de la actividad turística», señaló este martes el conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, al presentar las conclusiones del estudio. Los municipios costeros, vinculados a una mayor actividad turística, como Calvià o Andratx, son los que más residuos generan superando los 600 kilogramos por habitante. Por contra, en municipios de interior la cantidad no llega a los 300 kilos.

Ello también se debe al tipo de recogida selectiva. «Se ha demostrado que los sistemas más eficientes son la recogida puerta a puerta y los sistemas con una identificación, que no son anónimos», apuntó el director general de Residus, Sebastià Sansó, quien añadió que con este modelo se puede aplicar «lo que marca la ley» que es el pago por generación.