Banderas, rosas blancas y camisetas alusivas portaron la media docena de personas de nacionalidad cubana que estuvieron este lunes en el pleno del Consell | Gemma Andreu

36

«Podemos dictadores» se podía leer en la pancarta de una de las personas de nacionalidad cubana, media docena, que asistieron al pleno del Consell de este lunes para apoyar la declaración presentada por el PP para reclamar libertad y respeto de los derechos humanos en el país caribeño. Levantó el cartel mientras la consellera de este partido, Cristina Gómez, argumentaba su voto contrario a la propuesta de los populares, una postura en la que se quedó sola, puesto que Més per Menorca y PSOE sí respaldaron el texto.

Era el mismo texto que sí fue aprobado por unanimidad en el Ayuntamiento de Maó, un documento en el que se había realizado concesiones para propiciar el apoyo de los partidos de izquierdas, PSOE y Ara Maó, como suprimir todas las referencias a la palabra dictadura a la hora de definir el régimen cubano. El desmarque de Unidas Podemos hizo que de una declaración institucional se pasara a un debate que fue intenso y con palabras mayores en algunos momentos.

De hecho, el punto de encuentro en la omisión conceptual alcanzado en Maó saltó por los aires en los turnos de intervenciones, puesto que tanto Misericordia Sugrañes como Eugenio Ayuso no tuvieron reparos en afirmar que en Cuba existe una dictadura, «les guste o no la palabra», afirmó la popular.

Cristina Gómez justificó su voto en contra de la propuesta porque «España no está para dar lecciones de democracia a nadie» y porque partidos del perfil ideológico del PP acostumbran a sacar a relucir Cuba o Venezuela pero omiten otros países que aplican la violencia cruel y la falta de libertades. En su discurso hizo alusiones a la situación del rey emérito o a las porras del 1-O catalán, entre otros.

La postura de Gómez elevó el tono de Ciudadanos y PP. El primero reprochó a Gómez su «papelón» y hizo causa mayor aludiendo al fracaso del comunismo, Sugrañes le acusó de negar realidades y defendió a ultranza la democracia española. Més y PSOE expusieron que, si bien se atenta contra los derechos humanos en muchos otros lugares del mundo, ayer era el momento de brindar apoyo al pueblo cubano, y así lo hicieron.