Pasajeros con su equipaje en el puerto de Ciutadella | Gemma Andreu

14

Los automóviles en régimen de pasaje que entraron en agosto por Son Blanc fueron 15.190, un 33 por ciento más de los que desembarcaron por ese mismo punto en agosto de 2019. Sin embargo, entraron 15 motos menos y también disminuyó la flota de camiones un 2,63 por ciento.     

La media diaria de vehículos motorizados que llegaron en barco es de 566, lo que supone 79 unidades más que el mes anterior. Las cifras corroboran la sensación percibida en las carreteras menorquinas el mes pasado, agosto ha concentrado más que nunca las estancias vacacionales en Menorca.

No obstante, en lógica correspondencia también las salidas se miden en porcentajes parecidos. Los vehículos (automóviles, motos y camiones sumados) que dejaron la Isla a través del dique de Son Blanc fueron 18.857, más del 30 por ciento del dato de hace dos años.

La tendencia proviene ya desde junio, periodo en el que se relajaron las restricciones de la pandemia y se desató el fenómeno turístico nacional. Durante el primer mes del verano, llegaron    un 35 por ciento más contando solo los automóviles y julio mantuvo la tendencia.

En ese periodo el aumento se cifra en el 42 por ciento, lo que revela un despegue a un ritmo desconocido hasta ahora en la comparación del último año de normalidad en la actividad turística con el actual, a pesar de haber discurrido lastrado todavía por restricciones.

Pasajeros

El tránsito de pasajeros en agosto por Son Blanc establece una nueva marca. En ese tiempo desembarcaron 51.581 personas, lo que supone casi un 10 por ciento más que en el mismo periodo de dos años atrás.   

En conjunto, el tránsito total de pasajeros, llegadas más salidas, registra un incremento del 14 por ciento. Ese aumento fue dos puntos más alto en julio comparado siempre con ese mismo mes de 2019.

En junio, sin embargo, se observa un claro reflejo del efecto no fiestas de Sant Joan. Si bien se incrementó notablemente la llegada de vehículos como consecuencia del despegue turístico, pinchó el de pasajeros al no haberse celebrado el programa festivo tradicional. La pérdida se establece en un 10 por ciento de pasajeros respecto a 2019, aunque también es cierto que duplica el dato del anómalo año pasado.

Por otra parte, aunque el movimiento de pasajeros es favorable este verano respecto al de 2019, en el conjunto del año, el blance es muy desfavorable a 2021. Son 50.000 pasajeros más los que habían pasado por Son Blanc en los primeros ocho meses de 2019 respecto al actual. Hasta junio, todos los meses registran un variación negativa, en marzo fue de casi el 60 por ciento.