Los tests preparados para el primer día de cribado en Ciutadella | Manolo Barro

La velocidad de propagación de la covid-19 en Menorca, la conocida como Rt o número de reproducción básico del virus, alcanzó en la última semana de junio un tope de 3,92, o lo que es igual, cada persona infectada contagiaba a otras cuatro. Ese número, que para tener un buen control de la pandemia debería estar por debajo de uno, estaba ayer a 3,37, por lo que el ritmo de contagio en la Isla se mantiene muy elevado, por encima de los tres nuevos contagiados por cada positivo en SARS-CoV-2. La Rt o velocidad del virus, junto con la incidencia acumulada a 14 días, sirven para calcular el riesgo de rebrote (EPG), que ahora mismo en Menorca es muy alto, el más elevado de toda la pandemia, situándose en 1.809. El riesgo de rebrote se considera extremo o muy grave cuando se superan los 200 puntos, y antes solo había llegado a un pico de 698 puntos a finales de enero, en lo peor de la tercera ola, tras las Navidades.

La pandemia ha entrado en una espiral epidemiológica muy complicada. En la primera ola el pico se alcanzó el 6 de abril de 2020, con una incidencia acumulada a 14 días de 60 casos por cada cien mil habitantes; la segunda ola llegó en septiembre de ese año, el día 3 se registraron 180 casos por cien mil habitantes; enero de 2021 tenía los peores registros hasta ahora, la tercera ola dejaba el día 23 de ese mes una incidencia a 14 días de 543 casos por cada cien mil habitantes; y la cuarta ola, entre abril y mayo de 2021, tuvo menos impacto en España y muy buen control tanto en Menorca como en el resto de Balears, pese a que empezaba a recuperarse la movilidad. En este quinto embate de la pandemia, y pese a tener a mucha más población vacunada, se alcanza una incidencia acumulada a 14 días que ronda la de enero, 524,9 casos por cada cien mil habitantes, y que alcanza cifras nunca antes conocidas en el segmento de población joven, 2.379 casos    cada cien mil habitantes.

Noticias relacionadas

Búsqueda de positivos

En un intento de atajar el aumento descontrolado de casos entre adolescentes y jóvenes, el Área de Salud inició este lunes el cribado masivo en la franja de 16 a 29 años en Ciutadella. El coordinador de las Unidades Volantes de Atención al Coronavirus (UVAC), el doctor José Antonio Vidal, destacó, momentos antes de iniciarse el cribado en el módulo de Canal Salat, que «el objetivo es la búsqueda activa de asintomáticos para cortar posibles cadenas de transmisión del virus» y consideró que todavía habrá días de aumento de casos, «lo veo normal, pero tenemos que encontrarlos, aislarlos e ir acotando las cadenas de transmisión».

En relación a cuántos de los positivos actuales están vinculados a brotes, el jefe de las UVAC reconoció la dificultad del rastreo para cortar las cadenas de transmisión. «Son sub-brotes dentro de un gran brote», aseguró. Teniendo en cuenta que tres positivos ya forman un brote familiar, social o laboral, dentro de esta «explosión de positivos» es muy complejo acotar los grupos. «Pienso que en aproximadamente dos semanas con todas estas medidas volveremos a la situación previa», afirmó Vidal, quien llamó también al cribado a los jóvenes con una dosis de vacuna, ya que la variante delta puede eludir ese escudo si la pauta no es completa.