El turismo francés ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años. | Gemma Andreu

9

Hace menos de diez años había que esforzarse para encontrar turistas franceses en Menorca y ahora se han convertido en uno de los principales clientes del sector turístico menorquín. En tan solo una década el mercado galo ha pasado de la casi absoluta irrelevancia a desempeñar un papel clave tanto para las expectativas turísticas inmediatas como para la estrategia de futuro del destino. El comportamiento del mercado francés, reflejado con meridiana claridad en las estadísticas, ha sido de lejos el más llamativo en los últimos años y se sitúa como uno de los más prometedores para el panorama turístico menorquín -y no tan solo para el turístico- en la llamada era poscovid.

Un vistazo al histórico del registro de tráfico de pasajeros muestra la dimensión del espectacular despegue que ha vivido el turismo francés en la última década. En el año 2010 se registró la llegada desde aeropuertos franceses de tan solo 854 personas.

En esos momentos ocupaba el decimocuarto puesto en el ranking de países emisores, por detrás incluso de países como Eslovaquia y Eslovenia. Al cierre del año 2019, el último de la vieja normalidad, el balance en el Aeropuerto fue de 60.648 viajeros y ya fue el cuarto mercado extranjero solo por detrás de Reino Unido, Italia y Alemania.

Crecimiento

Pero la estadística aeroportuaria, que con otros mercados se muestra muy fiel a la realidad, esconde la verdadera presencia de franceses en Menorca. Y es que son muchos los franceses que llegan haciendo escala en otros aeropuertos españoles, lo que les borra de las estadísticas de AENA. Esa distorsión queda patente en la estadística Frontur que publica el Instituto Nacional de Estadística, en la que se estima que en 2019 llegaron 96.112 turistas galos, por los 5.749 del año 2010. Su presencia se ha multiplicado por 16 en diez años.

Llegado el año 2020 el turismo francés le ha dado otra vuelta de tuerca a su apuesta por Menorca. En medio de la peor crisis de la historia del sector turístico, con las mayores restricciones a la movilidad turística que se recuerdan, Frontur revela que solo hasta septiembre han llegado a Menorca casi 25.000 turistas.

Obviamente el descenso es importante, pero por primera vez ha situado al mercado francés como el primero en el ranking de extranjeros, por delante del italiano, del alemán e incluso del británico, que han sufrido desplomes mucho más acusados.