El luchador de Ciutadella, con su última medalla de plata | F.M.

El Campionat de Catalunya 2023 de grappling organizado este pasado fin de semana por la Federació Catalana de Lluita ha tenido a un participante de excepción como lo fue el luchador de Ciutadella y hasta hace poco residente en Amsterdam, en Holanda, Frank Muñoz. El ciutadellenc, campeón del mundo de Superkombat del 2014 en la localidad rumana de Galati, luchó estos pasados días en tierras catalanas en la disciplina de -100 kg División Sénior Élite y Muñoz –en la agitada lucha por la primera plaza final– acabaría perdiendo contra un muy buen oponente, cinturón marrón BJJ. De esta manera, el insular decía adiós al evento con la medalla de plata de Catalunya en su cuello. Anteriormente, Muñoz ganaría en la semifinal por 14-3, frente a un contrincante muy fuerte y joven.

Gracias a la notable participación de Muñoz en el evento disputado en el Centro Deportivo Municipal La Mina, el menorquín se ha clasificado finalmente para participar en los próximos Campeonatos de España de Grappling 2023 que se celebrarán en Castellón a finales de este mes de febrero y donde, en principio, Muñoz participará, en las dos modalidades de esta lucha, salvo sorpresa.

Después de bastantes meses sin competir y ya de lleno en una segunda actividad en lo que se refiere a la lucha –alejado del ‘boom’ profesional en el que estuvo inmerso durante años como competidor y como ‘sparring’ de grandes estrellas–, el ciutadellenc regresó estos días a la competición. Y logró hacerlo con buenas sensaciones, en un campeonato de notable nivel.

Anuncio sorpresa

Frank Muñoz es doble noticia de actualidad estos días tal y como avanzó este lunes a «Es Diari», ya que además de su vuelta a las competiciones federadas de grappling, a parte, el ciutadellenc nos adelantó que 20 años después de marcharse a Amsterdam, ha decidido regresar a casa y establecer su residencia en Ciutadella de manera definitiva.

Un Muñoz que confirmaba este lunes que próximamente anunciará públicamente «mis próximos proyectos deportivos y profesionales», que le han llevado a su vuelta a Menorca, junto a toda su familia. Mientras tanto, el insular seguirá compitiendo en el grappling, «tres-cuatro veces al año», asegura.