0

Novak Djokovic no levanta cabeza después de haber sido expulsado de Australia tras llegar al país sin estar vacunado ni cumplir los requisitos de entrada. Según su entrenador, Marian Vajda el número uno del mundo está «mentalmente tocado», como este ha afirmado en una entrevista publicada este viernes por el diario deportivo eslovaco «Sport».

El técnico eslovaco dijo que "está claro que esto lo ha golpeado mentalmente, que le dolerá durante mucho tiempo y está claro que será difícil sacar (lo sucedido) de su cabeza«. »Sin embargo, yo conozco muy bien a mi pupilo. Novak es fuerte, perseverante y aún no ha dicho su última palabra en el tenis", aseguró el entrenador eslovaco.

Por otra parte, Vajda criticó que se haya anunciado ya que para jugar en el siguiente Grand Slam, Roland Garros, en Francia, se necesitará estar vacunado contra el coronavirus. Con Wimbledon, por su parte, sigue habiendo incertidumbre y para el US Open, EE UU no le dejaría entrar al no estar vacunado.

«No entiendo por qué es importante anunciar esto sobre torneos que se jugarán en mayo, cuando el mundo no sabe lo que pasará con la pandemia el mes que viene», dijo el técnico. "No quiero subestimar la situación, es muy seria, pero ¿cuál es el propósito de discutir esto ahora, en enero? ¿Es esto todavía un deporte?", se preguntó el entrenador de Djokovic, quien no estuvo con su discípulo en Melbourne.

Vajda, quien entrena al tenista serbio desde el año 2006, se turna con el croata Goran Ivanisevic a la hora de acompañar a Djokovic a los torneos del circuito mundial. "Incluso en mi casa, en Bratislava, no pude dormir, porque no podía creer que algo así fuera posible", recordó el entrenador sobre sus sentimientos durante la disputa con las autoridades migratorias de Australia, a las que criticó con dureza.

"Fue un proceso político. Esto definitivamente tendrá consecuencias significativas. Será difícil volver de eso. Fue también una invasión de su privacidad, de su familia", aseguró Vajda.