Cristina Torrent, monitora, y Pau Bosch, alumno, ambos enrolados en las filas del Club Hípic Ciutadella, cruzan el charco para emprender nuevas e ilusionantes aventuras.  | C.H.C.

0

Hablar de la amazona Beatriz Ferrer Salat en el mundo de la hípica son palabras mayores, considerada una de las mejores jinetes en España y también en Europa, tras competir en hasta cuatro Juegos Olímpicos– Atlanta’96, Sydney’00, Atenas’04 y Rio’16–, además de tres Campeonatos del Mundo (La Haya´94, Jerez´02 y Tryon´18) y varios Campeonatos de Europa, en donde ha acumulado ocho medallas. Uno de los referentes europeos de la doma clásica y, además, de las amazona más mediáticas. Sino pregúntenselo a la amazona del Club Hípic Ciutadella, Cristina Torrent, que en unas semanas recalará en sus instalaciones de Villa Equus (Gualba, Catalunya), pasando a formar parte del cuerpo técnico de Ferrer Salat.

La prestigiosa barcelonesa estaba buscando un jinete para ir a trabajar con ella en sus magníficas instalaciones, cuna de grandes deportistas españoles e internacionales: «Entonces me interesé y las condiciones que ella me propuso eran inmejorables y no me lo pensé dos veces en confirmarle que quería el sitio», exclamaba a «Es Diari» ayer la ciutadellenc. «Para mí estar al lado de Bea Ferrer Salat supone un gran orgullo y también una gran responsabilidad por intentar estar a la altura», reconocía Torrent. Sin embargo, añadía eufórica y feliz, «es un sueño para mí poder trabajar junto a ella», señalaba, recordando cómo en su día, la amazona de Sant Lluís, Chloe Morris, también se puso a las órdenes de Ferrer.

Mientras todavía asimila la menorquina todo lo sucedido estas últimas semanas, explica para este diario qué funciones pasará a desempeñar en Villa Equus, «equipo que está formado por grandes profesionales», asevera su directora en las redes sociales. Según Torrent, sus principales trabajos serán «montar los caballos que ella me diga y por supuesto también todos los cuidados que necesiten los caballos, tanto antes de montarse como después», nos explica, consciente del paso adelante que protagonizará a nivel profesional. «Mi vida a partir de ahora cambiará completamente ya que no me he ido nunca de Menorca y por supuesto será un cambio brutal en todos los sentidos, pero oportunidades así no se pueden dejar escapar», asevera la ciutadellenca. «He cogido esta oportunidad porque creo que puedo aprender mucho al lado de Bea y su equipo y también puedo formarme como un atleta profesional», piensa en voz alta.

Bosch también hace las maletas

Al mismo tiempo que Cristina Torrent, Pau Bosch –alumno suyo en el CH Ciutadella desde hace cinco años–, también hace las maletas para seguir creciendo en el mundo de la hípica. Bosch hacía tiempo que estaba buscando un sitio fuera de la Isla donde ir a trabajar como jinete y ayudante de cuadras. Y por casualidad también le surgió un muy buen sitio de trabajo, en Can Alzina, con Lucas Elías y Núria Vila, jinetes reconocidos tanto en España como también a nivel internacional. Dos embajadores del CH Ciutadella y de Menorca que salen en busca de fortuna. «Los dos afrontamos esta nueva etapa con mucha ilusión y ganas, ya que es una oportunidad que todo jinete que se quiera dedicar a este ‘mundillo’ quisiera tener», habla, en nombre de los dos ciutadellencs, Torrent, orgullosa también del paso que da su alumno. «Pau también ha hecho un gran cambio dando este paso de ir a trabajar a Can Alzina e igual que en mi caso, será una muy buena oportunidad para él, para seguir creciendo como jinete», valora la insular, mientras prepara las maletas y ultima todo para poner el prólogo a la aventura de su vida.