Diego Ocampo, en la imagen, además de considerar al Hestia Menorca favorito para la Copa, sitúa también al equipo insular como «máximo aspirante» al ascenso a LEB Oro | Cristina Ruiz

El UBU Tizona Burgos no se siente favorito. Cuanto menos, ese es el discurso que proyecta su técnico, Diego Ocampo (Orense, 1976), a cuatro días de que el Hestia Menorca y el conjunto burgalés diriman la final de Copa LEB Plata en el Pavelló (sábado, 19.30 horas).

El entrenador gallego, cuyo recorrido en los banquillos empezó hace veinticinco años e incluye varios destinos ACB (incluso coincidió en el Estudiantes, hace siete años, con el que será su rival en la final, Javi Zamora, a la sazón entrenador del equipo filial colegial), sostiene que el factor cancha y la presencia de Edwin Jackson en las filas del equipo menorquín significan componentes de peso suficiente como para que la balanza decline en favor del Hestia Menorca. Por lo menos, en lo que concierne a la etiqueta de favorito.

Con certeza, un modo como cualquier otro de rechazar la presión que se le presupone a un equipo que firma un balance de 16-1 como ‘su’ UBU Tizona y que ha despachado a todos sus rivales sin haber sufrido un solo final apretado en toda la temporada.

Pronóstico

Pero los pronósticos de Ocampo, que ya sabe lo que es estar en el banquillo visitante del Pavelló Menorca (lo hizo como asistente en sus etapas en el Girona, en 2008, y Cajasol, en 2011, sin olvidar que en 2005 era el ayudante de Salva Maldonado en el Tarragona con el que se cruzó el extinto Menorca Bàsquet en la primera ronda de un playoff que culminó con el primer ascenso a la Liga ACB para la Isla) no se limitan a la final copera; también refieren a la batalla por el ascenso a LEB Oro, para la que también sitúa al Hestia Menorca como principal candidato.

«El Menorca es el gran favorito, no solo a ganar la copa, también de la liga. Han demostrado que tienen medios económicos por encima de lo normal y encima juegan en casa. Es como escalar el Himalaya, sabemos que es muy difícil, pero vamos a intentarlo disfrutando mientras estamos jugando», manifestó Ocampo a mediodía de este martes en Burgos, en una rueda de prensa expresamente convocada para analizar lo que puede deparar esta final de Copa LEB Plata 2023.

El entrenador del UBU Tizona ampara sus consideraciones en que el Hestia Menorca tiene una ventaja «muy grande» en el factor pista, en el hecho de jugar en casa, y por la presencia en su plantilla del escolta francés Edwin Jackson, un jugador «que hasta hace dos días estaba jugando en la ACB y en Euroliga», abunda Ocampo (y que ya entrena con normalidad tras el ‘susto’ del sábado previo ante el Cartagena). Para el Hestia Menorca, club alumbrado en 2016, se trata de la primera final de Copa de su historia. Por su parte el Tizona, entidad impulsada a finales del siglo anterior (asumió el nombre del viejo y desaparecido Tizona Burgos que en los años 80 militó en la antigua Primera B, tras dejar atrás la denominación de CB Atapuerca con la que perdió, patrocinado por Autocid Ford, el playoff de ascenso ACB de 2010 con el ViveMenorca) jugará en Bintalfa para conquistar su cuarto título de Copa; celebró dos de LEB Plata, en 2005 y 2006, ambos lejos de su pista, y uno en LEB Oro, en 2013, ejerciendo de local.

En ese orden, el técnico no niega que «estamos muy ilusionados por jugar la final», aunque precisa la dificultad que entraña jugar este tipo de partidos. «Lo difícil no solo es llegar a una final, sino el cómo jugar», sugiere, a la par que reconoce tener «mucha confianza» y que está satisfecho con «la actitud» de su plantilla durante lo recorrido de curso.

Ocampo entiende que el aspecto mental será un factor que puede ser diferencial. «La clave será mantener la concentración los 40 minutos» y «disfrutar mientras jugamos, independientemente del resultado». «Es un reto importante, jugar minuto a minuto y disfrutar; vamos a salir a tope y a no reservar nada, debe ser una experiencia», sugiere el técnico del UBU Tizona para concluir, en evidente alusión a que la final de Copa del sábado bien podría ser un ensayo de la gran final por el ascenso a LEB Oro, que también jugarán los dos líderes de conferencia (al terminar la fase regular).

El apunte

El presidente burgalés evoca la final por la ACB de 2010

Además de Diego Ocampo, el presidente del UBU Tizona, Miguel Ángel Benavente, también habló este martes para los medios sobre la final de este sábado. El dirigente, asimismo, evocó aquella histórica eliminatoria entre el Burgos y el Menorca Bàsquet de 2010.

Sobre la inminente final copera, Benavente indica que el Tizona «tiene máxima ilusión», si bien considera que el «Menorca es un equipo complicado, con las mismas aspiraciones y que va a ser un partido muy difícil ante un equipo importante y ante su público».

«Volver a Menorca es importante, porque allí fue nuestra primera final por el ascenso a la ACB, en la que perdimos 3-2 con el Menorca de Paco Olmos, que logró el ascenso», continuó el mandatario burgalés, que por último, sugirió que «el esfuerzo, el respeto por la competición y el compañerismo hace que, antes o después, llegue el éxito». «La suerte, si no se trabaja, no llega», apostilló.