El base madrileño, Pitu Jiménez, en Bintaufa en la holgada última victoria en casa ante el Mollet | B.M.

0

Hestia Menorca y Sant Antoni Ibiza Feeling vivirán este sábado (20 horas) un duelo apasionante en la LEB Plata 2021-22, partido que ambos aguardan desde hace tiempo– más después de haberse suspendido en su día por covid-19– y en el que puede ocurrir de todo, tratándose del primer encuentro oficial entre ambas entidades en la categoría nacional. Los menorquines de Javier Zamora quieren hacer buena la victoria ‘in extremis’ de la semana pasada en la pista del Safir Fruits Alginet (71-72), recuperar la senda de la victorias como locales después de caer hace dos semanas aquí ante el líder, Albacete Basket (73-85) y claro, ofrecer un triunfo de prestigio a la parroquia menorquina, deseosa del derbi y que se volcará con el Hestia, pese a las limitaciones de aforo por la pandemia.

Por su parte, los eivissencs, el conjunto visitante probablemente más esperado para el experimentado público insular, pretende continuar con su inmaculado camino en su año 1 en LEB Plata y mantenerse a la estela del liderato, mostrándose como una escuadra muy sólida y sin apenas fisuras en su juego, tanto delante como atrás. Para el Sant Antoni Ibiza Feeling, una victoria en Maó supondría de rebote su histórica clasificación para la Copa, a no ser que el Mi Arquitecto Benicarló sea capaz de lograr un contundente triunfo en su feudo ante FC Cartagena.

El mundo del baloncesto menorquín y balear estarán pendientes del primer derbi autonómico, ya que promete emociones intensas, al no ser un partido cualquiera.

Jordi Grimau... y mucho más

Con la única duda de un cada día a mejor Logan Schilder, Zamora y los suyos reciben a un rival muy completo y compacto en todas sus líneas de juego y además, con la vitola de tratarse del equipo con mejor porcentaje en tiros de campo de la LEB Plata, convirtiendo casi uno de cada dos intentos (48,4%). Por tanto, un gran reto para un Hestia que es de los que mejor defiende en liga.

Individualmente sobresale Jordi Grimau, un clásico ACB y líder del ambicioso proyecto eivissenc, con 13 puntos por partido, para 15,8 de valoración por partido. Lucas Antúnez dirige en la pista y magistralmente este año, anotando 9 puntos por partido y mandando en asistencias y recuperaciones. Destaca también en el perímetro el tirador Matija Bilalovic, con un 38% en tiros de tres puntos y el portentoso todoterreno Pau Carreño, que está haciendo también una temporada sobresaliente. En definitiva, reto mayúsculo para el proyecto Hestia, que busca ir creciendo semana tras semana.