S’Albufera podría contar con zonas periféricas de protección. | X. SERRA

La modificación de la Llei per a la Conservació dels Espais de Rellevància Ambiental (de 2005, conocida como LECO), que será llevada hoy al Parlament, establece que el Govern podrá proteger un espacio natural mediante un decreto, sin necesidad de recurrir a una ley. Así lo explicó ayer el conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir, quien justificó la medida «en que un decreto facilita la protección de un espacio natural. No se trata de un decreto ley, por lo que habrá que seguir todos los procedimientos de consultas, informes, exposición pública y presentación de alegaciones. La participación pública está garantizada, más que en una ley».

La modificación de la ley también fija un procedimiento para la declaración urgente de un espacio natural protegido sin que disponga de un plan de ordenación de recursos naturales (PORN). Cabe decir que este procedimiento ya se llevó a cabo con la declaración de es Trenc como parque natural, pero se trataba de una ley aprobada por el Parlament. Otra cuestión de carácter administrativo radica en que, hasta ahora, la modificación puntual de una determinada normativa de protección podía recibir alegaciones referidas a toda ella. Ahora sólo se responderán las alegaciones referidas a la modificación en cuestión.

Igualmente, la modificación de la LECO prevé la creación y el fomento de las figuras de corredores biológicos y zonas periféricas de protección. Los primeros se refieren a la conexión natural entre dos espacios protegidos. Las zonas periféricas de protección, también llamadas zonas tampón, son aquellas que, sin estar incluidas en el ámbito geográfico de un PORN, tienen una incidencia en el espacio natural, por lo que el Govern podrá intervenir en su gestión. Los corredores biológicos y las zonas periféricas de protección serán opcionales.

Hasta ahora, el inicio de un PORN no permitía conceder licencias o desarrollar actividades que pudiesen alterar ese espacio natural. En cualquier caso, necesitaban un informe o validación ambiental. A partir de ahora, esta medida también afectará a las Zonas de Especial Protección para las Aves y los Lugares de Interés Comunitario (ambas, figuras europeas). Del mismo modo, se podrán suspender licencias, concesiones o actividades ya vigentes. Según Mir, «éstas últimas serían medidas cautelarísimas, excepcionales y debidamente justificadas».