El turista de invierno encuentra en Mallorca una amplia gama de ofertas deportivas, culturales, religiosas y gastronómicas. | Redacción Local

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha rechazado este martes en el pleno del Parlament que la estrategia de la desestacionalización del turismo en las islas favorezca la saturación durante la temporada baja en otoño e invierno. La dirigente autonómica ha respondido así al diputado de Més per Menorca, Josep Castells, quien considera «difícil» hacer promoción de la desestacionalización. Armengol ha incidido en que el Ejecutivo balear acudió a la feria internacional WTM en Londres para trasladar a las empresas turísticas y agentes del sector el modelo turístico que se está persiguiendo desde el archipiélago.

Por su parte, el portavoz de Més per Menorca ha mostrado su preocupación, ya que ha mantenido que la desestacionalización no lleva implícito menos turistas durante la temporada alta, y que ésta derive «en un escenario de saturación» también durante los meses de temporada baja. En este punto, en referencia al PP, tanto Armengol como Castells han coincidido en censurar la presencia de partidos en esta feria turística.

Además, el portavoz de El Pi en la cámara autonómica, Josep Melià, ha reprochado el debate «lamentable» que se ha generado sobre la promoción turística de Baleares, en el marco de la feria internacional de turismo londinense.

Por ello, la dirigente balear ha hecho un llamamiento a la sensatez y ve «un poco lamentable» que las preguntas en el pleno respecto a la WTM «no vayan dirigidas a sus frutos». Sobre esta feria turística también se ha referido la portavoz de Ciudadanos (Cs) en las islas, Patricia Gómez, quien ha tildado de «espectáculo» la situación generada sobre este evento. «El cinismo se queda corto», ha apuntado. «Me preocupa el despilfarro y las duplicidades», ha manifestado, a la vez que ha instado a Armengol a exigir a los socios de Govern a no lanzar mensajes antiturismo. «Dejen todos de mirarse al ombligo y dejen de hacer de sus actos y declaraciones un mero cálculo electoral», ha sentenciado Guasp.