Precios. Los precios en los vehículos de ocasión se disparan. Los pequeños negocios se quejan de costes desorbitados y lo justifican por la escasa oferta que tienen, que esto se debe a su vez a que poca gente vende sus vehículos y los rent a car no han renovado su flota. | Ultima Hora -

15

La crisis de los microchips para fabricar vehículos sigue afectando de pleno al sector en Balears. Provoca retrasos en la entrega de coches, que pueden llegar incluso al año de espera. A esta circunstancia se suma el incremento de precios, que puede llegar hasta un 30 %, y hace que el cliente se lo piense dos veces a la hora de comprar un nuevo vehículo.

Sin embargo, esto no sucede solo en los modelos de primera mano, también en el mercado de ocasión, que atraviesa una fuerte demanda sin apenas stock. Para entender qué está pasando hay que recordar que principalmente estas tiendas se nutren de la flota de los rent a car tras acabar la temporada, y debido a la pandemia estas empresas no pudieron renovar sus vehículos.

Por otra parte, la elevada inflación sumada a la escasez de la oferta –porque no tienen vehículos que vender– ha hecho encarecer los precios de una forma desorbitada. «Son precios absurdos, vemos vehículos que valen 6.000 euros a unos 12.000 euros», advierte Toni Cuenta, gerente de una tienda de automóviles. «Si tuviera ahora mismo coches para vender, me haría millonario», señala para explicar el gran volumen de demanda que hay actualmente en el mercado de ocasión.

Según los datos de algunos portales de compraventa online se observa que el precio medio de un automóvil de ocasión (VO) en España se ha incrementado más de 7.500 euros desde 2015. Juan Carlos Rodríguez, de Autos JR, advierte que «los pocos coches que se venden en los portales de segunda mano, o que los clientes entregan a los concesionarios, están caros». Y dice: «Nosotros no tenemos vehículos».

Pocas ventas

Las patronales de fabricantes Anfac publicaron estos días que las matriculaciones en Balears subieron un 25,8 %. Pero la realidad es que este dato, muy distinto a la media estatal, que registra una caída de un 11%, se justifica por las masivas matriculaciones de la flota de los rent a car para afrontar esta alta temporada turística, no porque haya ventas. Es algo que también corrobora el presidente de la Asociación Balears de Distribuidores de Automóviles (Aseda), Andreu Vidal.

Sobre el tema de los semiconductores, factor que está afectando principalmente al gremio, Vidal recuerda que es un problema que «arrastramos desde 2020. Los fabricantes pararon la producción de coches porque no había demanda y por ello dejaron de comprar microchips. A esto se añade la guerra en Ucrania».

A pesar de todo, Andreu Vidal constata que «Balears ha recuperado mucho su actividad económica en relación al conjunto de España». Fuentes de una marca de coches corroboran a este medio este dato, pero se muestran optimistas ante que esta crisis en el sector se pueda regular de cara a 2023.