La pandemia ha afectado a los indicadores de sobrepeso infantil y en la edad adulta. | Josep Bagur Torres

«La sensación que tenemos todos los pediatras, aún sin actualizar los estudios, es que las cifras de sobrepeso infantil se han incrementado a raíz de la pandemia». Así de contundente se ha mostrado el presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Luis Carlos Blesa, en la primera jornada de su congreso nacional, que se inaugura este jueves en Palma. Los expertos señalan que el 40 % de este colectivo pesa más de lo que debería.

El comer mal, el sedentarismo o la adicción a las pantallas estarían detrás de este incremento, un problema que, si bien ya existía antes de la llegada de la COVID, ahora se ha visto potenciado. Y ya se sabe: «un niño con obesidad tendrá más probabilidad de ser obeso en la edad adulta y puede desarrollar enfermedades crónicas, patologías derivadas y una mayor morbilidad», ha añadido el experto.

Se le llama la epidemia del siglo XXI y, un país como España, cuna de la dieta mediterránea, es de los que arroja los indicadores más altos. «Hemos occidentalizado nuestra manera de comer pero además ha bajado la actividad física y, al estar más encerrados por cuestiones de seguridad, ha hecho cambiar el ocio», ha aseverado el doctor Blesa. Además, si la pandemia afectó a los adultos, «los niños y adolescentes han sido los grandes damnificados, no hay que olvidar que se les quitó el colegio y sus elementos de socialización», ha señalado. Por lo que se suma «un incremento muy claro de problemas de salud mental».

Si bien es una realidad que se ha corroborado en las diferentes consultas, apenas existen datos oficiales de afectación. Sin embargo, para hacerse una idea, «la población adulta ha ganado, de media, seis kilos, tras la pandemia», ha añadido el presidente del comité científico ejecutivo de congresos de la AEP, Juan J. Díaz.

Para afrontar este tipo de problemas, el presidente de la Sociedad de Pediatría Balear (SOPEBA), Juan Carlos de Carlos, ha señalado que es fundamental «educar en salud». En este sentido ha recordado los programas desarrollados entre ambas carteras administrativas como son las Alertas Sanitarias, la formación del profesorado o las recién iniciadas prácticas de RCP en los colegios.