Pruebas validadas. Como se recordará, los certificados COVID emitidos en base a una prueba diganóstica negativa sólo podían validarse si se trataba de una PCR, sin embargo estos test profesionales, que no son los de autodiagnóstico, también se aceptarán.    | Efe

5

Puede sonar ajeno pero el certificado COVID sigue vigente para poder viajar dentro de la Unión Europea. Es más, a punto de expirar este sistema de control el 30 de junio, la Eurocámara respaldó extender su vigencia hasta la misma fecha de 2023. Así pues,  quien quiera moverse entre países de la Unión deberá presentar un pasaporte sin caducar.

Habida cuenta de que apenas el 60 % de los vacunados de Balears se han puesto la tercera dosis y de que sigue habiendo más de un 11 % de la población sin esta protección, muchos ciudadanos que quieran obtener el certificado deberán hacerlo a través de una prueba que le acredite como negativo en SARS-CoV-2.

Y en este sentido las farmacias podrían convertirse en un aliado. Se está ultimando un convenio con Salut Pública con la intención de «realizar el certificado europeo digital para quien necesite viajar», explica el presidente del Col·legi de Farmacèutics, Antoni Real. En este sentido, «si quieres viajar y te lo exigen podrás ir a una farmacia adherida, donde se harán test para acreditar el estado actual de salud de las personas», añade. No se trata de los conocidos autotest, a la venta para el público general, sino de «un test de antígenos profesional que funcionará como la PCR aunque ésta siempre es más sensible», dice.

La idea, que todavía se está perfilando, pretende ser un elemento más para facilitar la movilidad de la población, aunque «todo depende de cómo evolucionará la pandemia», señala Real. La semana pasada hubo una primera reunión informativa con los colegiados.