Está prevista la creación de 3.285 plazas de FP en las ocho comunidades que solicitaron financiación adicional. | Pere Bota

0

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes la distribución a las comunidades autónomas de 6,1 millones de euros para ampliar la creación de plazas de Formación Profesional (FP), de los que 562.500 euros se dedicarán a 300 nuevas plazas en Baleares. Esta nueva partida, a propuesta del Ministerio de Educación y Formación Profesional, se suma a los 72,72 millones aprobados en junio para el ejercicio 2021, se detalla en una nota remitida desde la Delegación del Gobierno en las islas. Con los 6,1 millones de euros aprobados este martes, se prevé la creación de 3.285 plazas de FP en las ocho comunidades que solicitaron financiación adicional para el curso 2021-22.

En total, sumados a los fondos ya distribuidos, el Gobierno habrá financiado este año la creación de 42.074 plazas de Formación Profesional, con el objetivo de responder a la creciente demanda por parte del alumnado. Los criterios de distribución de la inversión se acordaron en el marco de la Conferencia Sectorial de Educación e incluyen la capacidad manifestada por las comunidades autónomas, dentro de la evaluación de sus necesidades, de ejecución de estos fondos y de creación de plazas. En concreto, Castilla-La Mancha recibirá 450.000 euros de fondos adicionales, 534.375 Cataluña, 1,5 millones para la Comunidad Valenciana, 618.746 para Extremadura, 1,1 millones Galicia, 843.750 serán transferidos a Madrid y 468.750 han sido adjudicados al País Vasco.

El ejecutivo que lidera Pedro Sánchez también ha dado también luz verde a la convocatoria de ayudas para actividades formativas dirigidas a trabajadores ocupados y desempleados en España por un valor de 125,4 millones de euros, y podrán solicitar estas subvenciones entidades de formación públicas o privadas autorizadas. Esta convocatoria incluye una línea dotada con 66, 8 millones de euros que incluye programas de formación vinculados a certificados de profesionalidad, prioritariamente para trabajadores ocupados; y una segunda por 16,7 millones trabajadores ocupados, que cubrirá acciones formativas destinadas a responder a las necesidades de cualificación detectadas por la empresa. Además, se ha autorizado una tercera línea por 35,8 millones dirigida principalmente a personas desempleadas, y se dotarán becas y ayudas por un importe máximo de 6 millones.