La consellera de Hacienda, Rosario Sánchez, en una rueda de prensa ante los medios. | Jaume Morey

0

El Govern balear ha valorado la propuesta sobre población ajustada del Ministerio de Hacienda como «un primer paso» para debatir el futuro sistema de financiación autonómica. Baleares defiende un sistema que fomente más la responsabilidad fiscal y tributaria de las comunidades.

El informe enviado por el Ministerio este viernes a comunidades autónomas sobre el criterio de población ajustada da paso a un proceso de «negociación y debate» sobre este elemento del sistema de financiación, y se abre a recibir aportaciones de las comunidades. De este modo, ha dicho la consellera, «se da un paso adelante para un debate más global sobre los diferentes elementos del sistema de financiación», que se encuentra pendiente de revisión desde 2014. «Valoramos de forma positiva que el Ministerio haya enviado este documento abierto a las aportaciones de las comunidades, un documento vivo con una propuesta técnica que estudiaremos en profundidad para hacer nuestras aportaciones en defensa de los intereses de la ciudadanía de Baleares», ha explicado la consellera en una primera valoración.

También ha puesto de relieve que así se inicia un proceso de debate con un primer documento extenso con datos y metodologías que permitirán un detallado análisis de las diversas variables poblacionales. La consellera de Hacienda, Rosario Sánchez, ha recordado que el criterio de población ajustada es uno de los elementos del modelo de financiación, que tiene en cuenta la población empadronada y otras circunstancias geográficas, sociales o territoriales, a través de diversas variables poblacionales y de otras correctoras. Entre las correctoras, se mantiene la variable asociada a la insularidad, incorporando una relativa a los costes fijos para las comunidades con una población inferior a los dos millones de habitantes, como es el caso Baleares. En una primera valoración de esta propuesta, con la que se pretende «aproximar un cálculo de las necesidades de gasto de las competencias que prestan las comunidades», la consellera ha destacado que hay «elementos interesantes» para Baleares, como la nueva variable correctora que incorpora los costes fijos de las comunidades de menor población, ya que esta comunidad tiene «importantes costes fijos por prestar servicios públicos en cuatro islas».

El Govern, ha añadido, analizará en profundidad la propuesta técnica del ministerio. También ha apuntado que en el debate específico sobre población ajustada debe profundizarse en otros aspectos, como la valoración de los sobrecostes de los servicios públicos derivados de la insularidad, la diferencia de precios entre comunidades para la provisión de servicios, el peso de la población flotante --turistas, trabajadores de temporada y personas con segundas residencias-- o los costes asociados a la congestión que puede producirse en determinadas zonas por el aumento de población.

Un debate más global y vinculado a la capacidad tributaria

Sin embargo, la consellera ha manifestado que deben abordarse otras cuestiones relevantes para avanzar hacia la negociación y reforma del actual sistema. En este sentido, respecto a la globalidad del modelo, ha manifestado que «aún queda mucho camino por llegar a un nuevo modelo de financiación». Así, ha destacado que Baleares defiende que se debe avanzar hacia un futuro modelo que supere el debate de las necesidades de gasto, a un sistema más relacionado con la capacidad tributaria de las comunidades autónomas, que fomente una mayor transparencia del mismo sistema y permita a las comunidades que así lo deseen asumir una mayor responsabilidad fiscal y tributaria sin renunciar a la solidaridad entre las comunidades. La consellera ha señalado en este sentido que un modelo más vinculado a la capacidad tributaria supondría «una medida más objetiva que un cálculo de necesidades». «Y, como hemos dicho siempre, se debe incorporar el principio de ordinalidad al sistema, a fin de que la comunidad autónoma pueda recibir un nivel de recursos del orden del mismo que aporta al modelo de financiación», ha destacado.

En este debate más global, el Govern, como también ha reiterado la consellera, defiende que tendrán que abordarse otras cuestiones como la equidad vertical entre el Estado y las comunidades, en el sentido de plantear una mayor aportación de recursos a las comunidades, y una condonación o compensación de la deuda pública generada por la infrafinanciación histórica provocada por las carencias en financiación, proveniente principalmente del modelo anterior aprobado en 2002. «A partir de ahora se abre un proceso para tratar las diferentes propuestas y las aportaciones de las comunidades y disponer de este documento planteado por el Ministerio sobre un elemento del modelo de financiación supone un paso adelante, un paso positivo, para empezar A debatir seriamente sobre los distintos elementos del sistema de financiación autonómica y su globalidad», ha finalizado la consellera de Hacienda y Relaciones Exteriores, Rosario Sánchez.