Ducharse en pareja, último consejo para ahorrar agua y energía. | Imagen de günther en Pixabay

0

Simonetta Sommaruga, ministra de medioambiente de Suiza, ha lanzado una curiosa propuesta como una de las opciones para tratar de reducir un 15 % el consumo de energía en invierno, ducharse en pareja. La medida ha causado estupor y ha obligado a Sommaruga a puntualizar que la ducha compartida no es apta para todos los públicos y que es una acción más dirigida a las personas jóvenes, según recoge La Vanguardia.

Ante la necesidad europea de bajar el consumo energético la creatividad se ha disparado. Prueba de ello es que Sommaruga, de 62 años, propuso «bañarse juntos» como solución a la crisis energética y también ha animado «a reducir la temperatura de los hogares, apagar luces que no sean necesarias o desenchufar los ordenadores que no se estén usando». Pero, sin duda, ha sido la propuesta de la ducha compartida la que más polémica ha levantado. A Geraldine Savary, la editora de Femina una revista femenina suiza, le ha indignado la propuesta y ha ironizado que también se podrían aplicar otras medidas tales como «hacer el amor por la mañana después de apagar la calefacción para poder entrar en calor».

Ante la lluvia de críticas a esta «gran idea», la mandataria helvética se ha apresurado a puntualizar que «no sería cómodo ducharse dos personas a cierta edad» y ha acotado la idea a los jóvenes.