Uno de los carteles de la campaña de la Xunta de Galicia. | @Xunta

«Non deberia de pasar, pero pasa». Así reza la campaña contra la violencia de género que lanzó este miércoles la Xunta de Galicia. Un lema que ha dejado muy descontento al sector feministas y que ha obligado a la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz ha pedir la supresión de la campaña, a la que achaca de «promover la cultura de la violación».

Sin embargo, desde distintos focos de opinión, se preguntan el por qué de tantas críticas. Uno de los carteles de su campaña para el 25N de este año. Mujer joven corriendo en top y mallas cortas al atardecer. «Se pone unas mallas deportivas. Va a correr por la noche. ¿Qué pasa ahora? No debería pasar, pero pasa». No era el único cartel. Había un segundo: mujer joven con un móvil en la mano.«Le envían una foto íntima. Él está con sus amigos. ¿Qué pasa ahora? No debería pasar, pero pasa». Un tercero: mujer joven en la barra de un pub. «Una discoteca. Una copa desatendida. ¿Qué pasa ahora? No debería pasar, pero pasa». Y una cuarta: mujer joven sola en una calle de noche. «Una joven camina sola de noche. Lleva las llaves en la mano. ¿Qué pasa ahora? No debería pasar, pero pasa».

Noticias relacionadas

Estos tres carteles son los que han llevado consigo una polémica que ha terminado con un espectáculo grotesco en el seno del Congreso con descalificaciones mutuas. Desde el Gobierno argumentan que el foco de la campaña está mal ejecutado porque se señala a la víctima como la culpable. «Al final la responsabilidad pesa sobre la mujer, se está poniendo todo el foco en qué hace ella: salir a correr de noche, salir a discotecas, ir sola por la calle. Ella es según esas imágenes la responsable de lo que le ocurra», explica Begoña Leyra, directora de la Unidad de Género de la Escuela de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid.

Con esta controvertida situación, desde la Xunta se han negado a suprimir la campaña porque la dan ya por finalizada tras el 25-N. A raíz de esta polémica, Yolanda Díaz, Irene Montero y Ione Belarra acusaron al PP de la promoción deliberada de la cultura de la violación. Concretamente, Díaz, apoyó a Montero en su alegato en contra de la Xunta. «La ministra de Igualdad se ha referido a un concepto académico, que está reconocido por la ONU. Es bueno en política hacer pedagogía», afirmó la vicepresidenta segunda en México, donde se encuentra de visita.

Belarra, por su parte, condenó de la misma manera que Montero a una campaña que «culpa a la víctima de la agresión sexual». En su cuenta de Twitter, la ministra de Derechos Sociales, volvió a dar su punto de vista ante esta polémica. «No debería pasar, pero pasa. Sí, cuando culpas a la víctima de la agresión sexual porque llevaba mallas e iba a correr por la noche estás promoviendo la cultura de la violación. Lo hace el PP y bien claro se lo ha dicho la ministra de Igualdad. Muy bien», ha comentado Ione Belarra.