Zapatero, que ha participado este sábado en una de las mesas de debate con motivo del X aniversario de eldiario.es que se celebra estos días en València, ha incidido en que los nuevos partidos, como Vox, han tenido ya sus "momentos álgidos" de "efervescencia", por lo que ha pronosticado que su influencia va a ser "pasajera" y "temporal".

"La crisis económica lleva a una crisis política y a un cambio del mapa de partidos, pero la democracia es como gran transatlántico que admite que le zarandeen pero que tiene una gran estabilidad porque está bien pensada y tiene buenos fundamentos", ha argumentado el expresidente socialista.

Así, ha asegurado que estos nuevos partidos, "en cuanto tienen un problema o un resultado electoral que no es mejorar, la caída es imparable". Y precisamente ha incidido en que la diferencia con "los grandes partidos", las formaciones "sólidas", es esa misma. "Un partido histórico puede perder unas elecciones y luego recuperarlas", ha valorado.

Por ello, ha augurado que, puesto que los fundamentos de la extrema derecha "chirrían con los de la democracia", la influencia de Vox en la política española "va a ser pasajera".

En cualquier caso, Rodríguez Zapatero ha abogado por combatir de forma "evidente" sus "falsos discursos y patriotismo" y ha reivindicado que el patriotismo "de verdad" es "pagar impuestos". "Esto nunca se lo oyen pero cuando pagamos impuestos pagamos a España, a nuestra patria, para que sea fuerte, eso es patriotismo", ha defendido.