Vista de la central nuclear de Santa María de Garoña este miércoles en el marco de la visita del vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo. | Efe

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, ha anunciado la licitación de un estudio de viabilidad para analizar la posibilidad de reabrir Garoña (Burgos) como central nuclear de última generación con la instalación de dos nuevos reactores, algo que cree que podría hacer que estuviera en funcionamiento de nuevo en 2030 si se cuenta con la «suficiente voluntad política». En una visita a la central que está en fase de desmantelamiento y que dejó de producir electricidad en diciembre de 2012, García-Gallardo ha explicado que los técnicos consideran viable esta posibilidad y ha asegurado que se trata de una decisión «estratégica».

El vicepresidente de la Junta, quien ha visitado la central junto al consejero de Industria, Comercio y Empleo, Mariano Veganzones, ha apuntado que durante muchísimos años esta infraestructura ha proporcionado una «energía limpia, abundante y barata» a toda España y generó empleo directo e indirecto «importantísimo» en el valle burgalés de Tobalina.

Sin embargo, ha advertido de que los próximos meses serán unos tiempos «dificilísimos» con el precio de la luz disparado y ha augurado que muchas familias y empresas van a tener dificultades para mantener su vida y su actividad empresarial. Por ello, ha justificado la adopción de una «decisión estratégica» como es encargar un estudio de viabilidad para la reapertura con la construcción de nuevos reactores. «Es cierto que no es fácil, que la construcción no será inmediata y requerirá todos los estudios medioambiantales, técnicos, económicos, de impacto social, pero también es cierto que tenemos que pensar no en los siguientes meses o en las siguientes semanas, sino en las próximas generaciones», ha señalado García-Gallardo.

En este sentido, el vicepresidente de la Junta considera que «lo que es completamente insostenible» es que Castilla y León y toda España siga dependiendo energéticamente del exterior, más teniendo fuentes de energías locales como puede ser una central nuclear y recursos naturales y mineros como los que tiene. Por eso, ha insistido en que se ha tomado esta decisión y se ha llevado a cabo una primera visita a la central a la que seguirán sucesivas reuniones de trabajo que han estado precedidas de muchas más con expertos en seguridad nuclear, en tecnología, etcétera, que les han ido orientando en los pasos a seguir en esta materia.