El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una intervención en la cumbre de la OTAN. | VIOLETA SANTOS MOURA

19

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclamó este jueves una reflexión a las formaciones políticas para que aparquen «cuestiones ideológicas» y respalden el compromiso que en materia de gasto de defensa ha contraído en la cumbre de la OTAN que se celebró en Madrid: llegar al 2 % del PIB en 2029. Sánchez, en una comparecencia ante los medios al término de esa cumbre, mostró su satisfacción al considerar que en ella se han cumplido todos los objetivos de España, país que dijo que ha fortalecido su imagen de seriedad, solvencia y compromiso con los aliados y «ha reforzado su posición en el escenario internacional». La cita de los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN permitió aprobar el nuevo Concepto Estratégico, que fija las líneas de actuación de la Alianza en los diez próximos años.

Los acuerdos a los que se llegó comportan un aumento del gasto militar, y Sánchez trasladó que España va a caminar en la dirección de conseguir el objetivo de un gasto en defensa correspondiente al 2 % del PIB. Esa era la meta que la cumbre de la OTAN de Gales de 2014 había fijado lograr en 2024, pero España está aún lejos de ese porcentaje ya que, según los datos de la Alianza, destina en la actualidad a ese cometido el 1,01%. Sánchez ya había avanzado la intención de ir aumentando ese gasto aunque no fuera posible cumplir la fecha de 2024. Por tanto, habrá un incremento paulatino de ese gasto en los presupuestos generales del Estado, lo que implica que debe lograr los apoyos necesarios por parte de las fuerzas políticas. El presidente del Gobierno explicó que pedirá en el Parlamento ese respaldo y que en el próximo proyecto de ley de presupuestos para 2023 ya se incorporará un aumento de la partida destinada a defensa.

Informe

Noticias relacionadas

España es en la actualidad el penúltimo país de la OTAN en gasto en defensa, sólo por delante de Luxemburgo, según el último informe hecho público por la Alianza en vísperas de la cumbre. El jefe del Ejecutivo destacó de la cumbre de Madrid el mensaje de unidad y cohesión que lanzaron los socios y la demostración de fortaleza del vínculo euroatlántico ante la invasión rusa de Ucrania «que nos ha devuelto –dijo– al peor momento de nuestra historia». Respecto a las aspiraciones de España resaltó que se ha logrado que la OTAN considere también una prioridad el flanco sur, con una mención expresa al riesgo que supone la región del Sahel.

Los líderes de la OTAN concluyeron con un debate sobre las amenazas que afectan a la Alianza y sus socios desde el sur, en concreto la terrorista, y aprobaron por primera vez un paquete de apoyo a las capacidades de Defensa de Mauritania, además de reforzar su ayuda a Túnez. El nuevo Concepto Estratégico recoge igualmente el compromiso de la OTAN de defender «cada centímetro» de los países aliados ante cualquier ataque. Una redacción a propuesta de España y que despeja dudas sobre la respuesta aliada ante cualquier amenaza a la integridad territorial de España en las ciudades de Ceuta y Melilla.

No obstante, Sánchez subrayó que esa defensa siempre se ha dado por hecha y que se ha creado un «debate artificial» respecto a la interpretación de lo que refleja el nuevo documento de la Alianza. El jefe del Gobierno se refirió también a la intención que le trasladó el pasado martes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de aumentar de cuatro a seis los destructores de su país en la base naval de Rota (Cádiz). Al preguntarle cuándo lo abordará el Consejo de Ministros y si espera contar para ello con el apoyo de sus socios de Unidas Podemos, respondió escuetamente: «Pronto» y «sí». El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también destacó que el resto de líderes de la OTAN ha considerado la cumbre de Madrid como «un gran éxito» y agradeció tanto el trabajo de la organización como la paciencia de los madrileños por las molestias que ha ocasionado para su movilidad.