La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. | Rodrigo Jimenez

0

El Gobierno ha propuesto este martes a la mesa de diálogo social sobre la reforma laboral mantener los límites a la contratación temporal, aunque los topes serán por días y no por número de trabajadores en relación al tamaño de la empresa, como había propuesto hasta ahora, según han confirmado a Europa Press fuentes del diálogo social. El nuevo texto del Ejecutivo ha generado "consenso en la filosofía y en el esquema de contratación", como han apuntado fuentes sindicales. Sin embargo, la negociación se centra ahora en establecer cuál será ese límite temporal, ya que desde la CEOE apuestan por superar los 120 días, mientras que los sindicatos quieren fijarlo por debajo de 75.

Con esta nueva propuesta, el Gobierno retira el texto presentado hace una semanas, en el que se limitaba el porcentaje de trabajadores con contrato temporal en relación al número total de las plantillas, planteamiento rechazado de plano por la patronal, y se compromete ahora a presentar un nuevo documento en el que se fijen los días máximos de los contratos temporales. El nuevo texto del Gobierno mantendrá, además, la causalidad en la contratación temporal, ya que los contratos que se firmen con la nueva reforma laboral deben justificar su motivación temporal para cubrir un puesto ocasional y puntual. La reunión de este martes, que se ha celebrado por videoconferencia durante cerca de cinco horas, se ha centrado en abordar el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores, relativo a la duración de los contratos, y el artículo 16, sobre los contratos fijos discontinuos. La mesa volverá a reunirse el viernes, para volver a abordar la contratación temporal y los contratos fijos discontinuos. El Gobierno presentará en ese nuevo encuentro un documento que recogerá las aportaciones realizadas por los agentes sociales en el encuentro de este martes, según apuntan los sindicatos.

Noticias relacionadas

La limitación de la contratación temporal es uno de los objetivos de esta reforma, que quiere poner fin a la temporalidad y la precariedad del mercado laboral español, como ha dicho en varias ocasiones la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. A pesar de que la videoconferencia de este martes ha durado cerca de cinco horas, los sindicatos sostienen que "no se ha avanzado mucho". Al mismo tiempo, apuntan que tanto la contratación temporal como la situación de los fijos-discontinuos son "aspectos complicados" que hacen que se mantengan "importantes diferencias para ir cerrando los textos".

NUEVA REUNIÓN EL VIERNES

La mesa de diálogo social volverá a reunirse el viernes, con la fecha límite para tener aprobada la reforma laboral, antes de fin de año, cada vez más cerca. Gobierno, patronal y sindicatos volverán a conversar sobre la contratación temporal y los contratos fijos discontinuos, aunque esta vez será sobre el nuevo documento que presente el Ejecutivo con los acercamientos de este martes. Entre ellos, además de los límites a la contratación temporal en número de días, están las causas de la contratación eventual, los contratos de interinidad en algunas coberturas como las vacaciones, el tiempo de los contratos circunstanciales de corta duración o la nulidad del contrato en caso de fraudes de ley en la contratación temporal, como detallan fuentes sindicales. El otro punto será el contrato fijo discontinuo, una cuestión todavía encallada. Las tres partes deben acercar posiciones sobre los criterios objetivos y formales del llamamiento o las causas por las que se justifica la posible falta de incorporación ante un llamamiento. También el periodo garantizado de trabajo efectivo y el cómputo de la antigüedad. La ministra de Trabajo ha insistido estos días en que se cumplirá el plazo "autoimpuesto" y comprometido con Bruselas de tener publicada la "gran reforma del mercado laboral" en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes del 31 de diciembre de este año. Los trabajos de la mesa de diálogo social sobre reforma laboral se han intensificado en las últimas semanas, pues las partes celebran al menos dos reuniones por semana (la semana pasada se citaron tres veces). "Estamos culminando las tareas y el Gobierno está trabajando para alcanzar un acuerdo entre todas las partes", subrayó la vicepresidenta.

La propuesta realizada por la CEOE la semana pasada se ha incorporado como un elemento más de la negociación, aunque de entrada los sindicatos consideran que algunas de las medidas que plantea son "inasumibles". Para la vicepresidenta Díaz, el hecho de que la patronal haya hecho una propuesta en la mesa supone que "están por el sí". El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, afirmó el pasado jueves que la CEOE está teniendo una posición "constructiva" en esta negociación y que habrá cosas de su propuesta "que sí, otras que no, y otras que habrá que reajustar". Lo cierto es que la organización empresarial ha expresado ya su rechazo a la limitación del número de trabajadores temporales en relación con la totalidad de la plantilla, como defendió el Gobierno en su día. En su lugar, la CEOE aboga por mantener la legislación actual y la causalidad tradicional, entre otras medidas.