El logotipo de la firma francesa ha sido renovado.

El Salón del Automóvil de Bruselas supone la puesta de largo de la nueva identidad de Citroën. Su nuevo logotipo, que reinterpreta el óvalo y los dos chevrones con los que nació la marca en 1919, expresa con orgullo tanto la confianza en el futuro del automóvil como el espíritu creativo, innovador y anticonformista que distingue a Citroën desde hace más de un siglo. Además, en primicia en un Salón del Automóvil, el concept-car Citroën Oli llega a Bruselas con la intención de no dejar a nadie indiferente por su visión radical de la electrificación, por su confort y polivalencia sorprendentes y por el uso de materiales ligeros, resistentes y sostenibles como el cartón reciclado.

Otro plato fuerte del stand de Citroën, es el especial protagonismo para automóviles 100% eléctricos «Made in Spain» como son los Citroën ë-C4 y el nuevo Citroën ë-C4 X, fabricados en Madrid, o el Citroën ë-Berlingo, producido en Vigo.