Protesta cerca del consulado iraní en Estambul. | Reuters

Las fuerzas de seguridad iraníes han detenido al menos a dos ciudadanos españoles durante las protestas que desde hace algunas semanas recorren el país, en respuesta a la muerte de la joven Mahsa Amini, detenida por no llevar el velo islámico de forma correcta. Uno de ellos ha sido identificado como Santiago Sánchez, el seguidor de fútbol de 41 años de quien se supo por última vez el 1 de octubre, cuando envió a sus amigos una fotografía de sí mismo en la frontera entre Irak e Irán con el título: «Entrada a Irán». Sánchez tenía previsto acudir al mundial de Qatar.

Por otra parte, la agencia de noticias oficial HRANA ha identificado al segundo español detenido en Irán como Ana Baneira, de 24 años. Sin embargo, se desconoce el paradero de Baneira y la fecha en que fue detenida, así como las circunstancias del arresto, según Reuters.

Fuentes diplomáticas españolas consultadas por Europa Press han indicado que no pueden confirmar el arresto de la ciudadana española, pero «la Embajada está siguiendo de cerca todas las informaciones» y está tratando de ponerse en contacto con las personas afectadas y sus familiares.

La familia de Sánchez ha sido informada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de que las autoridades iraníes han confirmado su detención, sin que por ahora estén claros los motivos, y les han hecho saber que «está bien de salud». El embajador español en Irán, Ángel Losada, puede solicitar visitar en la cárcel a los arrestados en el marco de la asistencia consular que desde el Ministerio de Exteriores se brinda siempre a cualquier español detenido en el extranjero. Son los propios detenidos los que deciden si quieren que se informe a su familia de su situación y de todo lo relativo a su caso.