2

Ucrania rechaza los «referéndums falsos» planteados a partir de este viernes en las regiones de ocupadas por el ejército ruso a partir del 24 de febrero. Según Kiev, tanto las consultas ilegales como la movilización parcial anunciada por Vladímir Putin «sólo conducirán a un colapso» y a una «revolución» más rápida en Rusia. Sobre el terreno, las consultas a la población se viven de forma distinta dependiendo de cada territorio.

De momento, al menos en el Jersón ocupado sus residentes dijeron a Efe que no han visto preparativos reales para el «referéndum», ya que la mayoría de los residentes han huido o están centrados en sobrevivir. Viktor, un residente de sur de Jersón, dice a través de un mensajero, que solo se enteró del «llamado referéndum» por las redes sociales. «Los rusos ya han preparado los resultados del 'plebiscito popular' y simplemente darán a conocer los números pronto», asegura.

Por otra parte el medio internacional NEXTA ha mostrado una papeleta que teóricamente debe ser usada en ese referéndum planteado por las propias autoridades prorrusas a las que la ofensiva de Putin ha colocado en su asiento. Se trata en concreto de la que se utilizará en Zaporiyia, en la que la pregunta que se somete al veredicto de los ciudadanos es: «¿Apoya la secesión de la región de Zaporiyia de Ucrania, la formación de un estado independiente y su entrada en la Federación Rusa como sujeto de la misma?».

Noticias relacionadas

Lo que sería la 'jornada de reflexión' en Donetsk no lo es, entre otras razones violentas, por el ataque a un mercado que ha causado la muerte de varios civiles. Las autoridades de la autoproclamada República Popular de Donetsk han denunciado este jueves la muerte de seis personas en un ataque supuestamente ejecutado por el Ejército de Ucrania, quien por su parte acusa de lo sucedido a los «ocupantes» rusos.

Fuentes del gobierno ucraniano insisten en rechazar la realización de supuestas consultas a la población en materia de soberanía cuando está en marcha una guerra. Al respecto, tanto Estados Unidos como el grueso de la comunidad internacional, han explicitado que no reconocerán el veredicto que arrojen las urnas colocadas por los seguidores de Putin en Ucrania.

Según las esferas de poder ucranianas, el momento es delicado porque estamos a las puertas de que la movilización de la ciudadanía para la guerra rompa el «contrato social» no escrito que sustenta el poder de Putin en Rusia, algo que le convierte en más impredecible si cabe. Sobre la posibilidad de que se utilicen armas nucleares para nivelar el conflicto ahora que Ucrania avanza, en Kiev esgrimen una pregunta retórica como respuesta: «¿Por qué llamar a una movilización si se plantea de verdad utilizar armas nucleares?». Ojalá tengan razón.